¡Llegamos a 28.007.648 visitas gracias a ustedes! ☆

Gay

De WikicharliE
Banner Lenguaje WikicharliE.jpg

Origen de las palabras

La palabra gay (sustantivo o adjetivo, plural: gais) es una manera de designar a las personas homosexuales masculinas, es decir, a los hombres que muestran inclinación hacia la relación erótico-afectiva entre individuos de su mismo sexo.

BANNER ADVERTENCIA WIKICHARLIE.png

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

La principal diferencia entre las denominaciones "hombre homosexual" y "gay" (que hasta los años setenta significaba alegre o divertido en inglés) es que este último es un término positivo, importado del inglés y elegido originalmente por la comunidad gay de San Francisco (California, Estados Unidos) para referirse a sí mismos. Mientras que "homosexual" es un neologismo que originalmente en inglés tenía connotaciones negativas relacionadas con una patología, enfermedad o tara. Fue acuñado en 1869 por el escritor austriaco Karl-Maria Kertbeny y popularizado más tarde por el psiquiatra alemán Krafft-Ebing.

En países hispanohablantes, "gay" se refiere casi exclusivamente al género masculino (por lo tanto, no se aplica a las mujeres lesbianas o transexuales), estén o no fuera del armario. El transformismo, el travestismo y la transexualidad son fenómenos independientes (entre sí y con los gais), que pueden estar relacionados o no; por ejemplo, un hombre transexual puede ser tanto gay como heterosexual y un hombre que no es gay, puede ser transformista. Aunque también se usa en algunos países para designar o calificar al género femenino; para evitar confusiones se suele hablar de "gais y lesbianas", aunque para algunas interpretaciones esta expresión es redundante.

Desde que se dio a entender dicha orientación sexual, se han usado muchas palabras peyorativas que se utilizan como insultos groseros con los significados de hombre homosexual.

Significado del término

El término "gay" es un anglicismo o préstamo procedente del idioma inglés. Fue incluido en la vigésimo segunda edición del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), edición del 2001.

Bandera Inglaterra.jpg
Inglaterra

La Inglaterra victoriana, (20 de junio de 1837 — 22 de enero de 1901) el término "gay" se aplicaba a los hombres que ejercían la prostitución homosexual, por el modo alegre en que vivían y la forma en que se vestían. Finalmente, el término gay boy (literalmente "chico alegre", o prostituto) se convirtió en sinónimo de homosexual dentro de la lengua inglesa.

Bandera Chilena mini.png Chile

En Chile el gay es calificado de homosexual, maricón, maraco, tereso, hueco y otra infinidad de términos, muchas veces despectivos, en referencia a su tendencia sexual. También dentro de este mismo genero "ellos" dicen que una persona es "gay", solo cuando:

  • tiene una posición social alta
  • Medios económicos.
  • Poseer un deportivo, o un auto acorde a tu nivel
  • Tener profesión
  • Vestirte a la moda y con marcas Top
  • Contar con una cuenta corriente bancaria,

si no posee estos atributos NO ERES GAY, y como dicen en Chile solo eres un "maricón pobre".

Bandera de Espana.jpg
España

En lenguaje coloquial, se suele calificar a los prostitutos homosexuales de bajo estatus con el término de «mostazero».

Twitter descubre la evolución del significado de gay

En 1950 la palabra se asociaba a conceptos como elegante y alegre, pero en la actualidad hace alusión a homosexual y lesbiana.

En octubre de 2012, el huracán Sandy se acercaba a la costa este de Estados Unidos. Al mismo tiempo, el idioma inglés estaba viviendo un pequeño terremoto propio. Apenas unos meses antes, la palabra "sandy" era un adjetivo que significaba "cubierto de o compuesto por arena", o "de color marrón claro amarillento". De la noche a la mañana, esta palabra adquirió un significado adicional, como nombre propio de una de las tormentas que más daños ha producido en la historia de EEUU.

La palabra "ratón" sufrió un cambio parecido a principio de los años 70, cuando se le concedió el nuevo significado de "dispositivo informático de input". En la década de 1980 la palabra "apple" (manzana) se convirtió en un nombre propio sinónimo de la empresa de ordenadores. Y un poco más tarde la palabra "windows" (ventanas) siguió un curso parecido con el lanzamiento del sistema operativo de Microsoft.

Todo esto sirve para demostrar que el lenguaje está en evolución constante, normalmente muy despacio, pero otras veces casi de un día para otro. Mantenerse al día de estos nuevos sentidos y significados siempre ha sido difícil. Pero eso se acabó.

Ahora, el investigador Vivek Kulkarni de la Universidad Stony Brook en Nueva York (EEUU), y su equipo han demostrado cómo seguir estos cambios lingüísticos minando el corpus de palabras almacenadas en bases de datos como Google Books, críticas de cine de Amazon y por supuesto Twitter, la red de microblogs.

Han desarrollado tres formas de detectar cambios en el lenguaje. La primera es un sencillo recuento de la frecuencia de uso de las palabras, mediante herramientas como Google Trends. Por ejemplo, en octubre de 2012, la frecuencia de la palabra "Sandy" y "huracán" se dispararon ante la llegada de la tormenta. Sin embargo, sólo una de estas palabras cambió de significado, algo que un recuento de la frecuencia no puede detectar.

Así que Kulkarni y su equipo tienen un segundo método en el que etiquetan todas las palabras de las bases de datos según su clasificación: nombre común, nombre propio, verbo, adjetivo y así sucesivamente. Este segundo método revela un cambio claro en el uso de la palabra "Sandy", de adjetivo a nombre propio y también demuestra que la palabra "huracán" no cambió.

Este análisis del tipo de palabras es útil pero no infalible, no detecta por ejempo el cambio de significado de la palabra ratón, que en ambos casos es un sustantivo. Así que el equipo ha desarrollado un tercer enfoque.

Este elabora un mapa del espacio vectorial lingüístico en el que se incorporan las palabras. La idea es que las palabras de este espacio están cerca de otras palabras que aparecen en contextos similares. Por ejemplo, la palabra "grande" está cerca de palabras como "extenso", "inmenso", "enorme" y así sucesivamente.

Al examinar el espacio lingüístico en distintos momentos históricos, se puede ver cómo han cambiado los significados. Por ejemplo, en la década de 1950, la palabra "gay" estaba cerca de palabras como "alegre" y "elegante". Hoy, sin embargo, se ha acercado significativamente a palabras como "lesbiana" u "homosexual".

Kulkarniy compañía examinan tres bases de datos distintas para ver cómo han cambiado las palabras: la serie de secuencias de cinco palabras que aparecen en el corpus de Google Books, las críticas de cine de Amazon desde el año 2000, y mensajes publicados en Twitter entre septiembre de 2011 y octubre de 2013.

Sus resultados revelan no sólo qué palabras han cambiado de significado, sino cuándo tuvo lugar el cambio y cuán rápido fue. Por ejemplo, antes de la década de 1970, la palabra "cinta" se usaba casi exclusivamente para describir la cinta adhesiva, pero a partir de entonces adquirió el significado adicional de "cinta de casete".

Antes de 1950, la palabra "plástico" se refería a algo flexible, pero la introducción del poliestireno popularizó su uso como definición de polímero sintético. Y antes de 1970, la palabra "dieta" se refería a la comida consumida por un individuo. Pero tras la publicación, en 1972 de Dr. Atkins' Diet Revolution, adquirió el significado adicional de un estilo de vida de consumo de comida.

Los investigadores han observado tendencias parecidas en Twiitter y Amazon con cambios en el uso de palabras como "candy", "streaming", y "sombras", que corresponden a la popularidad del juego Candy Crush Saga, el fenómeno de streaming de vídeo y la publicación de Cincuenta sombras de Grey en junio de 2012.

Es un vistazo fascinante a la evolución del lenguaje que demuestra cómo cambia nuestro idioma a todas las escalas y en una amplia gama de medios. "El efecto es especialmente prevalente en internet, donde el rápido intercambio de ideas puede cambiar el significado de una palabra de la noche a la mañana", afirma Kulkarni.

Y es algo que podría resultar útil para construir máquinas de procesado del lenguaje más capaces de comprender el lenguaje actual. Pero quizá lo más útil es que proporciona un registro del cambio del lenguaje y un mecanismo para observar los cambios actuales más o menos en tiempo real. [1]

Historia de su bandera

Bandera gay.jpg

Había banderas similares en los Estados Unidos en los primeros años de la década de 1970, usadas como símbolo de unidad internacional de toda la gente del planeta, pero, a fines de esa década, la relación popular de esos colores con el orgullo LGBT comenzó a dominar.

La bandera original fue diseñada por Gilbert Baker. Flameó por primera vez en el Festival del orgullo de San Francisco, el 25 de junio de 1978. Se ha señalado que Baker se inspiró en la canción "Over the Rainbow", interpretada por Judy Garland.

Después del 27 de noviembre de 1978, tras el asesinato de Harvey Milk, Miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco, la demanda de la bandera del arcoíris se acrecentó. Para fomentar la demanda, la Paramount Flag Company comenzó a vender una nueva versión de la bandera, de siete colores, en detrimento del color rosa. Baker se adhirió a la nueva bandera debido a la poca o nula disponibilidad de fábricas que utilizaran el color faltante.

En 1979, la bandera fue modificada de nuevo. Cuando las banderas eran pegadas en los postes de luz de San Francisco, los colores centrales se camuflaban con los mismos postes. De esa forma, la mejor manera de solucionar ese problema era reduciendo la cantidad de colores de la bandera. De esta forma, se formó el diseño actual de seis franjas.

Durante los años 1980, la bandera acrecentó su popularidad a nivel nacional en los Estados Unidos y posteriormente fue haciendo apariciones en el ámbito internacional.

En 2003, en el vigésimoquinto aniversario de su creación, su creador, Gilbert Baker, intentó volver a popularizar la bandera de ocho franjas original, sin demasiado éxito, ya que la mayoría de la comunidad LGBT se inclinó por la más conocida bandera de seis franjas.

El 14 de junio de 2004, unos activistas gays viajaron a unas deshabitadas islas australianas en los mares de coral e izaron la bandera LGBT, proclamando ese territorio libre de Australia.

Hoy muchos LGBT, así como defensores de los derechos LGBT, utilizan la bandera en las puertas de sus casas o utilizan calcomanías con el arcoíris en sus vehículos como una manera de exteriorizar su apoyo al colectivo LGBT.

Lesbianismo

Lesbianismo es el término empleado en español para hacer referencia a la homosexualidad femenina. La palabra lesbiana procede de la isla de Lesbos en una región pequeña de Grecia. Se utiliza para hacer referencia a una mujer homosexual que siente atracción sexual, física, emocional y sentimental hacia las mujeres únicamente.

A finales del siglo XIX los sexólogos publicaron sus observaciones sobre el deseo y conducta hacia personas del mismo sexo y distinguieron a las lesbianas en la cultura occidental como una entidad distintiva. Desde entonces los historiadores han reexaminado las relaciones entre las mujeres y cuestionan qué es lo que hace que una mujer o una relación puedan calificarse de lesbianas. El resultado de este debate ha introducido tres componentes a la hora de identificar a las lesbianas: conducta sexual, deseo sexual, o identidad sexual.

Portada de la Revista JET en 1953, que ya colocaba en la palestra pública, el tema de "porque las lesbianas debían casarse", un articulo adelantado para su época.

Etimología y desarrollo de la palabra

La palabra «lesbiana» está derivada del nombre de la isla griega de Lesbos, hogar en el siglo V a.C. de la poetisa Safo. De los escritos que se han conservado, los historiadores han deducido que un grupo de mujeres jóvenes estaban a cargo de Safo para su instrucción y diversión. No ha sobrevivido mucha de la poesía de Safo, pero la que se conoce refleja los temas sobre los que escribió: las vidas diarias de las mujeres, sus relaciones y rituales. Se centraba en la belleza de las mujeres y proclamaba su amor por las jóvenes.

Antes de finales del siglo XIX, la palabra «lesbiano/a» era una adjetivo que normalmente calificaba a aquello que derivaba de Lesbos, incluyendo un tipo de vino. Sin embargo, el término «lesbienne» con el sentido moderno ya viene usándose en la literatura francesa desde el siglo XVI. En Inglaterra se puede rastrear el uso de «lesbian» con el sentido moderno desde el siglo XVII, como documenta Emma Donoghue en Passions between women (1993).4 En 1890 la palabra fue usada en un diccionario médico como adjetivo para describir el tribadismo (como «amor lésbico»): gratificación sexual de dos mujeres a través de la simulación del coito. «Lesbianismo», para describir la relación erótica entre mujeres, fue documentado en 1870.

El término era intercambiable con «sáfica» y «safismo» hacia principios del siglo XX. El uso de «lesbiana» en la literatura médica comenzó a ser prevalente; hacia 1925 la palabra está documentada como un sustantivo para referirse al equivalente femenino de un sodomita

Descubren un 'séptimo sentido' en las mujeres para detectar a los gay

Investigadores de la Universidad de Toronto han publicado los resultados de un experimento con el que quieren demostrar que las mujeres poseen una habilidad especial que les permite discernir si un hombre desprovisto de signos evidentes que delaten sus preferencias sexuales es gay.

Investigadores de la Universidad de Toronto han publicado los resultados de un experimento con el que quieren demostrar que las mujeres poseen una habilidad especial que les permite discernir si un hombre desprovisto de signos evidentes que delaten sus preferencias sexuales es gay.

El fenómeno, que ha sido rápidamente denominado como "gaydar" (radar gay), tiene explicaciones biológicas, según revela el estudio. La naturaleza biológica de este detector de homosexuales se puso de manifiesto cuando los científicos compararon los resultados obtenidos con los ciclos menstruales de cada voluntaria y comprobaron que aquellas mujeres que se encontraban en sus días fértiles tenían un "gaydar" más preciso.

Según el catedrático Nicholas Rule, que encabezó el grupo de trabajo, "este efecto no es evidente cuando una mujer está juzgando a otra mujer, lo que sugiere que la fertilidad potencia la atención de las mujeres a la hora de detectar a posibles parejas".

Durante el estudio, las mujeres voluntarias tuvieron que evaluar 80 fotos de hombres con la misma expresión facil y adivinar cual de ellos era gay. Los resultados sorprendieron a los científicos por la capacidad de las féminas para detectar a los hombres homosexuales y por su total incapacidad para hacer lo propio con fotos de mujeres.[2]

Enlaces de Interés

  1. Statistically Significant Detection of Linguistic Change
  2. RT/Descubren un 'séptimo sentido' en las mujeres

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas