¡Llegamos a 27.900.574 visitas gracias a ustedes! ☆

Guerra de Arauco

De WikicharliE
Banner Historia de Chile en WikicharliE.png
Guerra de Arauco
Bienvenido a Departamento Historia de Chile de WikicharliE

Presentación

LAUTARO.jpg

La Guerra de Arauco (1535 y 1880) fue un prolongado conflicto que enfrentó a las fuerzas militares de la Capitanía General de Chile, perteneciente al Imperio español, y aliados indígenas contra facciones mapuches y algunos aliados pertenecientes a los pueblos cunco, huilliche, pehuenche y picunche. La guerra de Arauco es la más larga de la historia de la humanidad: 350 años.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Cronología de los hechos en la historia
  • Antecedentes entre españoles y mapuches (1535 - 1546)
  • Inicio de la "Guerra de Arauco", campañas entre 1546 y 1567
  • Campañas entre 1578 y 1598
  • Campañas entre 1598 y 1617
  • Campañas entre 1619 y 1640
  • La rebelión mapuche de 1723
  • La rebelión mapuche de 1769
  • La Rebelión Huilliche de 1792
  • Última rebelión en 1880

La zona del conflicto estaba comprendida entre el río Mataquito y el seno de Reloncaví, situándose la mayor parte de ella entre Concepción, la zona costera de la actual región del Biobío y la región de la Araucanía.

Este conflicto duró aproximadamente tres siglos, entre 1536 y 1818, pero con diferentes grados de intensidad —llamándose «guerra armada» propiamente tal alrededor de la mitad de ese periodo— y con distintos periodos de paz —gracias a la realización de «parlamentos»—. Posteriormente, traería como consecuencia el conflicto chileno-mapuche conocido como «Pacificación de la Araucanía».

La guerra de Arauco tuvo un carácter constante durante los primeros cien años, pero a partir de la segunda mitad del siglo XVII predominan formas de relación pacifica, las llamadas relaciones fronterizas en las que de vez en cuando surgía algún estallido violento.

Los Araucanos nunca pudieron ser sometidos

Batalla entre mapuches y españoles.

Al terminar el siglo XVI, era evidente que los araucanos no podían ser sometidos y que era necesario readecuar la estrategia. Numerosos desastres y la decadencia de los lavaderos de oro impedían sostener el esfuerzo bélico. A fines del siglo XVI se produjo el Desastre de Curalaba (1598) donde murió el Gobernador Martín Oñez de Loyola, a lo que siguió una gran sublevación que finalizó con la destrucción y abandono de todas las ciudades ubicadas a sur del Bío-Bío (Cañete, Angol, La Imperial, Villarrica, Valdivia y (Osorno)

Durante el siglo XVI las fuerzas españolas estaban compuestas por tropas inorgánicas, integrada por vecinos y encomenderos que se organizaban cuando eran requeridas por el Gobernador. Estas tropas tenían escasa disciplina y los recursos para mantener la guerra eran pobres pues eran aportados por los vecinos y encomenderos.

El Gobernador Alonso de Ribera comprendió la situación e ideo un plan par hacer frente a la guerra. Comenzó por crear un Ejército profesional permanente de unos 2.000 efectivos. Para la manutención del ejército obtuvo que desde Lima se enviara a Chile el Real Situado y finalmente estableció una línea de frontera en el Bío-Bío defendida por una serie de fuertes y cuando la situación lo aconsejara la línea de frontera avanzaría.

Por esa misma época el sacerdote jesuita Luis de Valdivia logra que la Corte aprobase la aplicación del proyecto de Guerra Defensiva, que consistía en reducir a los indígenas en forma pacífica, mediante tal acción de misioneros, mientras las fuerzas militares permanecían a la defensiva.

El sistema fracasa debido a que los tres primeros misioneros enviados a territorio araucano fueron asesinados por los indios, cayendo en descrédito el sistema propuesto por el padre Luis de Valdivia.

La existencia de la frontera en el Bío-Bío no puso fin a la Guerra de Arauco y esta continuo durante el siglo XVII pero con algunas variantes.

Debido a la escasez de población para el trabajo en las haciendas y la encomienda de la zona central, la Corona decreta la esclavitud de los indígenas alzados y en guerra (1608). Con anterioridad a la dictación de la Real Cédula este sistema se habla practicado sin autorización. La esclavitud indígena se transformo en el incentivo de la Guerra y dinamizo la entrada del Ejército en territorio indígena.

El verdadero objetivo era venderlos como esclavos

Bajo el pretexto de atacar a indígenas sublevados, pero con el verdadero objetivo de capturar indios y venderlos como esclavos, se incursionaba en territorio indígena, eran las malocas.

El valor del botín se repartí a entre las autoridades, oficiales y soldados. La crueldad de los procedimientos de las malocas solía desatar venganza por parte de los indígenas, que efectuaban ataques sorpresivos a los poblados, haciendas y puestos militares fronterizos con el propósito de robar ganado, mujeres y niños, los llamados malones.

De esta forma la guerra se hizo interminable. Bajo el gobierno de Antonio de Acuña y Cabrera los excesos llegaron a tal extremo cuando los hermanos Salazar cuñados del Gobernador, con el pretexto de castigar algunas reducciones, se internaron en territorio indígena donde experimentaron serias derrotas en manos de los indios, originando una sublevación general que se extendió hasta el río Maule en 1655, dejando asolado un territorio que parecía definitivamente pacificado. Se tuvo que abandonar algunos puestos fronterizos, y gran parte de la población tuvo que huir al norte del río Maule.

La experiencia demostró que la esclavitud de los indios era perjudicial y no solucionaba el problema de la rebeldía, además en el país habla aumentado la población mestiza y con ello la disponibilidad de mano de obra, de modo que la esclavitud indígena no se hacía necesaria. En 1683 la Corte puso término a la esclavitud indígena.

Relaciones fronterizas en la Araucanía

Después de la gran rebelión de 1655 durante algunos años hubo inestabilidad en la frontera, pero luego reina la tranquilidad sin que hubiera ningún estallido de violencia importante, solo ocurrieron escaramuzas y fechorías habituales. Cada vez era más notoria la compenetración de ambos pueblos a través de variadas formas de relaciones fronterizas, donde tiene importancia el comercio, el mestizaje, y el trabajo misionero.

El comercio

Desde que los españoles e indígenas entraron en contacto, experimentaron la necesidad de intercambiar especies a pesar de la violencia, odio y lucha. Los indios se sentían atraídos por artículos de los españoles como, baratijas, hierro, vino, aguardiente, géneros y otros y estaban dispuestos a adquirirlos. Los españoles por su parte necesitaban de los indios, alimentos, ponchos y ganado. De este modo se estableció un comercio que en el siglo XVIII esta perfectamente organizado. Son numerosos los mercachifles y buhoneros que se introducen en la Araucanía donde realizan un activo y lucrativo negocio con los indios. Por otra parte los propios indígenas concurren regularmente a los fuertes y ciudades de la frontera para realizar intercambio de productos con los hispano criollos.

Ocupación de la Araucanía y Rey de la Araucanía

En el año 1861 destaca un hecho pintoresco protagonizado por el francés Orélie-Antoine de Tounens, este francés logró convencer a los Loncos de su proyecto independentista para crear el Reino de la Araucanía y la Patagonia y se autoproclamó rey de la Araucanía y de la Patagonia, tomando el nombre de Orélie Antoine I y formando un pseudo gobierno con una cartera ministerial.

El gobierno chileno, astutamente, en vez de negar dicha proclamación, prefirió declarar demente a Orélie Antoine y con esto desacreditar todo lo hecho por él. Así el francés fue encerrado en una casa de orates y posteriormente repatriado a Francia. Curiosamente este gobierno aun existe en el exilio, en Francia.

Como consecuencia de este hecho, el gobierno de Chile se dio cuenta de los vacíos administrativos (y legales) que dieron lugar al hecho anterior y decidió practicar un plan propuesto por Cornelio Saavedra, sin embargo la Guerra del Pacífico pospuso dicho plan. El plan fue llamado "Pacificación de la Araucanía" por el bando chileno.

El mestizaje

El contacto de hispano criollo e indios condujo a la mezcla a la mezcla de ambos, dando origen una población mestiza que representa la fusión de ambos pueblos y fue un agente de trasculturización, esto es, mutuas influencias.

El trabajo misionero

Desde fines del siglo XVII el trabajo misionero cobro mayor intensidad debido a que la incorporación de numerosos indígenas la fe cristiana fue una de las preocupaciones más importantes de la Monarquía española en América.

1541 Destrucción de Santiago por Michimalonco

domingo 11 de septiembre de 1541: La destrucción de Santiago sucedió el en la ciudad de Santiago, Chile, actualmente en la Región Metropolitana de Santiago, fue parte de la Guerra de Arauco, que enfrentaba a españoles y mapuches.

Antecedentes

La ejecución de Soler y de sus compañeros, que habían iniciado una conspiración, y la destrucción de la Mina Marga Marga y un barco en Concón, habían mermado el animo español y habían descendido su número, aparte de vivir con el temor de un ataque indígena o una rebelión en cualquier momento. Con los trece muertos en Concón, los dos muertos anteriormente y los cinco ejecutados, los conquistadores se redujeron a 130 hombres, mujeres y niños. Como sanción por lo sucedido, los españoles apresaron a varios caciques del valle del Mapocho.​

El número cada vez menor de los conquistadores estimuló a los mapuches, viendo que estaban muy divididos y que no recibían refuerzos. Eso los animaba a unirse. La totalidad de los indígenas de Aconcagua, Santiago y Cachapoal se unieron bajo un solo mando, el del toqui Michimalonco, para atacar a los españoles y echarlos de su territorio.

Incursión de Valdivia

Pedro de Valdivia creyó preferente dispersar las fuerzas indígenas antes de que se unan, por lo que escogió de noventa a cien hombres y, a todo galope, se dirigió al valle de Cachapoal.

En Santiago, quedaron treinta y dos jinetes y dieciocho arcabuceros y entre trescientos y trescientos cincuenta yanaconas, a las órdenes del teniente de gobernador Alonso de Monroy. Los mapuches sabían de los movimientos de los españoles, ya que entre los indígenas amigos y yanaconas había espías. Por eso, cuando se enteraron de la partida de Valdivia y sus hombres, decidieron acabar de una vez por todas con los extranjeros.

Ataque a Santiago

A las 4:00 de la mañana del 11 de septiembre de 1541, cientos de indígenas salieron de entre los bosques que rodeaban por los cuatro lados de la ciudad.​ Santiago de Azoca, que hacía guardia, dio la alarma y los defensores tomaron en el acto el puesto que les habían asignado preventivamente Alonso de Monroy y el maestre de campo Francisco de Villagra.​

Los mapuches, protegidos por la empalizada de los disparos de arbacuz, hacían llover flechas y piedras sobre los defensores, que lograron resistir hasta el alba, con lo que contrarrestaron el ataque con medidas efectivas, pero su bajo número hacia imposible el descanso. Unos tras otros, los conquistadores iban recibiendo heridas leves o de mediana gravedad. El herido se alejaba un momento del frente para ser vendado con la manga de la camisa o con otro trapo por Inés de Suárez,​ y volvía a su puesto. Los indígenas, para vencer de una vez por todas a los españoles, ya que su encarnizada resistencia los irritaba, prendieron fuego a los ranchos de paja.

​Los defensores no podían apagar el incendio sin abandonar las trincheras, ni los mapuches se lo habrían permitido. Tuvieron que replegarse a la plaza que se convirtió en el único y último punto de resistencia. Sancho de Hoz salió dé su prisión arrastrándose con los grillos, y blandiendo una lanza tomó puesto en la defensa. Advirtiéndolo Alonso de Monroy, le mandó quitar los grillos y peleó bravamente hasta el final. El clérigo Lobos también ayudaba en la batalla.

Plan de Inés de Suárez

Ines de Suárez

La resistencia estaba siendo vencida. Ya habían muerto dos españoles, casi todos estaban heridos, y el cansancio empezaba a agobiarlos, después de doce horas de incesante pelear, casi exclusivamente a lanza y a sable.

Entonces, Inés tuvo una idea que le salvó la vida a los españoles. Viendo en la muerte de los siete caciques la única esperanza de salvación para los españoles, Inés propuso decapitarlos y arrojar sus cabezas entre los indígenas para causar el pánico entre ellos. Muchos hombres daban por inevitable la derrota y se opusieron al plan, argumentando que mantener con vida a los líderes indígenas era su única baza para sobrevivir, pero Inés insistió en continuar adelante con el plan: se encaminó a la vivienda en que se hallaban los cabecillas, y que protegían Francisco Rubio de Alfaro y Hernando de la Torre, dándoles la orden de ejecución. Testigos del suceso narran que de la Torre, al preguntar la manera en que debían dar muerte a los prisioneros, recibió por toda respuesta de Inés "De esta manera", tomando la espada del guardia y decapitando ella misma al primero a Quilicanta y después a todos los caciques tomados como rehenes, y que retenía en su casa, por su propia mano, arrojando luego sus cabezas entre los atacantes.

Este gesto fue interpretado por los aborígenes como una advertencia de que si no se retiraban, correrían igual suerte que la de sus jefes e increíblemente dieron vuelta la espalda emprendiendo la retirada, cuando la victoria estaba en sus manos.

Consecuencias

Murieron dos españoles, quedaron heridos casi todos, perdieron quince caballos y un número crecido de indígenas auxiliares. Pero estas pérdidas eran insignificantes comparadas con el desastre que ocasionó el incendio de la ciudad.

Cuatro días después del asalto, entraba Valdivia a Santiago. Al recibir la noticia del ataque, se había adelantado con catorce hombres, dejando el resto a Pedro Gómez para que prosiguiera batiendo a los hombres de Cachapoal.

Los indígenas esperaban un duro escarmiento al regresó de Valdivia, pero este, comprendiendo que en la prolongación de la lucha llevaría la peor parte, buscó la paz. La paz relativa permitió iniciar la reedificación de la ciudad, que esta vez se hizo con adobes, para aminorar las consecuencias de un nuevo incendio, si llegaba a producirse.

Pero con esto se inició una nueva guerra, la guerra del vacío, que duró dos años. Se alejaron en su mayor parte para no servir a los invasores, y suprimieron los sembrados a fin de no alimentarlos, por lo que sufrieron mucho los españoles. Esta situación se acabó con la llegada del Santiaguillo en 1543, barco enviado desde Tarapacá que trajo suficientes provisiones para permitir que prosiga la conquista.[1] [2]

1545 Valdivia llega hasta el río Bío-Bío

1546 Batalla de Quilacura:

La batalla de Quilacura fue una batalla en la guerra de Arauco, combate nocturno, a cuatro leguas del Río Biobío, entre la expedición española de Pedro de Valdivia y una fuerza de guerreros mapuches, liderada por el toqui Malloquete el 11 de febrero de 1546.

1550 Batalla de Andalién. Combate de Penco

1553 Combate de Tucapel. Muerte de Pedro de Valdivia

1554 Lautaro derrota a Francisco de Villagra en Marigüeñu

El joven Lautaro de Pedro Subercaseaux

Cronología

  • 1556 Lautaro vence en Angol y Concepción
  • 1556 28 de febrero. Concepción es destruida
  • 1557 Lautaro es derrotado y muerto en Peteroa
  • 1558 Caupolicán muere en Tucapel
  • 1564 Concepción es nuevamente destruida por indígenas
  • 1567 Ruiz de Gamboa somete a Chiloé
  • 1570 Derrota española en Purén
  • 1580 Sublevación de huilliches y picunches
  • 1595 Óñez de Loyola reinicia campaña de pacificación
  • 1598 Batalla de Curalaba y muerte de Martín Óñez de Loyola
  • 1599 Caída de la ciudad de Valdivia
  • 1600 Caída de La Imperial y Angol
  • 1604 Caída de Osorno y Arauco. Retiro de soldados
  • 1608 Felipe III autoriza la esclavitud de los mapuches
  • 1611 El virrey del Perú aprueba la guerra defensiva de Arauco
  • 1612 Ensayo de la guerra defensiva del Padre Luis de Valdivia
  • 1616 Felipe IV confirma guerra defensiva
  • 1621 Mapuches incendian fuerte Yumbel
  • 1626 Fin de la guerra defensiva e inicio de guerra ofensiva
  • 1629 Lientur derrota a los españoles en Las Cangrejeras
  • 1631 Laso de la Vega derrota a los mapuches en La Albarrada
  • 1641 Parlamento de Quilín
  • 1645 Valdivia es repoblada y fortificada por los españoles
  • 1647 Segundo parlamento de Quilín
  • 1650 Se inicia la guerra lucrativa
  • 1651 Parlamento de Boroa
  • 1655 Insurrección indígena hasta Maule. Fin de las misiones al sur del Bío-Bío

Fuentes y Enlaces de Interés

  • Francisco Antonio Encina & Leopoldo Castedo (2006). Historia de Chile. Santiago de Chile: Editorial Santiago. ISBN 956-8402-73-X.
  • Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
  • Historia General de Chile, Diego Barros Arana
  • LAUTARO Y EJERCITO MAPUCHE

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono


Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas