¡Llegamos a 28.801.233 millones de visitas gracias a ustedes!

José Joaquín Vallejo

De WikicharliE
José Joaquín Vallejo
Bienvenido a Biografías

Escritor, periodista y político chileno

Bandera Chilena mini.png José Joaquín Vallejo Borkoski (☆ Copiapó, 19 de agosto de 1811 -† Totoralillo, Copiapó 27 de septiembre de 1858). Más conocido por su seudónimo Jotabeche. Fue escritor, periodista y político chileno, primer exponente destacado del costumbrismo en su país.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Sus artículos y cuadros de costumbres publicados por la prensa, se hicieron muy populares entre los lectores chilenos, siendo ampliamente celebrado por su humor escéptico y la capacidad de penetración en los temas sociales y situaciones cotidianas de su tiempo. Registró, como testigo de primera línea, el frenesí minero de Copiapó tras el descubrimiento del gran yacimiento de plata de Chañarcillo.

1825

Sus primeros estudios los realizó en el Liceo de La Serena, donde, gracias a sus méritos se le otorgó una beca del Gobierno con la cual accedió al Liceo Chile en Santiago bajo la dirección del humanista español José Joaquín de Mora.

1831

Tras la derrota de los liberales en la batalla de Lircay, la suerte del Liceo de Chile y su director estaba echada. El directir del Liceo donde estudiaba José Joaquín de Mora, fue expulsado del país en febrero de 1831.

1832

Vallejo se trasladó al Instituto Nacional, donde estudió leyes, sin poder terminar la carrera por falta de dinero. Esto pese a que todos sus primeros años en Santiago trabajó como dependiente en una tienda.

1835

Vallejo con 24 años, consigue dejar su ocupación en los mostradores para convertirse en secretario de la Intendencia de Maule. El cargo le fue ofrecido, "según Vallejo" por el autoritario presidente José Joaquín Prieto. Vallejo le habría advertido al mandatario que era opositor de su gobierno conservador, pero Prieto le habría repuesto "que el gobierno no se fijaba sino en la honradez para ocupar a los hombres".

El puesto y trato con el intendente Domingo Urrutia fue provechoso y una posibilidad de alcanzar una posición estable. Al poco tiempo Vallejo, ya capitán de milicias (cívicos), se retiró del trabajo de secretario y se estableció en Cauquenes, entablando negocios con su antiguo jefe, el intendente del Maule, y alternando numerosos amoríos con las que llama "las amables maulinas".

1936

Pero estos asuntos y tratas terminarían por enemistar al intendente en contra de su antiguo secretario. Por razones que no se encuentran del todo claras, Urrutia montó en cólera contra su colaborador, y el odio entre ambos no tuvo tregua desde entonces. El quiebre se produjo en 1836. Vallejo atacó a su antiguo socio escribiendo sus primeros artículos, llenos de ardor y vituperios, manuscritos que repartió entre algunos amigos.

Urrutia por su parte, valiéndose de que Vallejo era oficial de cívicos, lo sometió a la justicia militar pretextando una insubordinación. En este desigual conflicto, el joven Vallejo tenía todas las de perder, frente a un intendente que, como todos los funcionarios del gobierno chileno de aquel tiempo, contaba con los poderes omnímodos de un sátrapa.

1840

Mayo de 1840: Vallejo fue encarcelado este mes, aparentemente en muy malas condiciones. Según su relato, el intendente incluso, con el fin de atormentarlo, mandó matar a un perro que era su única compañía en la celda. Urrutia le imponía ayunos, le incomunicaba y correteaba a las mujeres que se escabullían al interior de la cárcel para acompañarlo. Acerca de su influjo sobre las maulinas se jactaba Vallejo:

"...cuando oían el ruido del martillo al remacharme los grillos, honraron ellas mi desgracia con sus lágrimas. Estaban como unas veinte cerca de mi prisión, sentadas en un corredor, desde donde, a presencia de Urrutia, me hacían mil manifestaciones de sus apreciables sentimientos por lo que me pasaba".

El proceso terminó, pero el intendente encontró la manera de retenerlo encarcelado.

31 de agosto de 1840: Para no ser encarcelado Vallejo se fugó con rumbo a Santiago, en esta ciudad conoció el fallo absolutorio de la corte marcial.

En Santiago, donde comenzó a colaborar en el diario Guerra a la Tiranía, tribuna desde la cual propinó fuertes golpes a sus opositores políticos.

1841

En Santiago se acercaba la sucesión presidencial de 1841. Uno de los candidatos más sonados era Joaquín Tocornal, padre de su amigo de liceo Manuel Antonio. En apoyo a estos se integró como redactor del periódico La Guerra a la Tiranía. Allí hizo ejercicio de causticidad y virulencia, ridiculizando a Miguel de la Barra, el adalid del candidato Manuel Bulnes en la prensa.

Pero la causa de los Tocornal estaba completamente perdida de antemano. Manuel Bulnes era el candidato del gobierno, por lo que se impuso en las elecciones sin problemas.

Se transforma en Jotabeche

A fines de 1841, ya elegido Bulnes, Vallejo abandonó la capital y volvió a Copiapó, ahora convertido en una pujante ciudad por el descubrimiento del rico mineral de plata de Chañarcillo, en 1832. Desde entonces comenzó la etapa más prolífica de su creación: escribiendo sabrosos cuadros de costumbres para El Mercurio de Valparaíso y después en El Semanario.

Trataban estos artículos de la fiebre de la plata: el ambiente de las minas, las historias de riqueza instantánea, la caravana de aventureros y buscavidas que llegaban la ciudad.

Entonces comenzó a firmar Jotabeche, supuestamente usando las iniciales de un vecino del pueblo, famoso por su amenidad y gracia: Juan Bautista Chaigneau.

Los contemporáneos también insistieron en calificarlo como el Larra chileno. El calificativo no cuestionaba su originalidad, más bien era un halago. Incluso tempranamente, en 1846, se podían encontrar en la prensa de Santiago frases como: "Jotabeche es tan conocido en Chile como en España y Francia, Larra y Jouy".

1842

Vallejo llevó a cabo su labor periodística y creativa en medio del clima intelectual que dio vida al movimiento literario de 1842, desarrollando en sus escritos. Sus textos, llenos de humor y mordacidad, no solo fueron una poderosa arma para las polémicas políticas y literarias en las que se embarcó -como la que protagonizó con Domingo Faustino Sarmiento cuando este vivía en Chile-, sino que también atraparon gran parte de lo esencial de su época, como lo muestran sus numerosos artículos de costumbres, publicados en diarios como El Mercurio de Valparaíso, El Semanario de Santiago o El Copiapino, periódico que fundó el mismo Vallejo en su ciudad natal, el año 1845.

1843

En medio la locura de la plata, se hizo elegir regidor de Copiapó. Del ejercicio del cargo trascendieron las grandes fiestas públicas que organizó y una pelea a golpes en la que se trenzó con un colega regidor, llamado Eusebio Squella.

Su postura política, según sus contemporáneos era una incógnita. Pero un discurso abiertamente regionalista le permitió llegar a diputado por Vallenar y Huasco en 1849. Después repetiría la victoria por el distrito de Cauquenes, en 1852.

Vallejo se burlaba de del clima político de la capital, y no compartía los discursos ideológicos circulantes. Consideraba que los políticos de Santiago estaban aquejados de "tontedad". Aseguraba sentirse a gusto en Copiapó porque "la política tiene aquí un interés tan accesorio, tan microscópico, que ni siquiera puede considerársela como pasatiempo".

1845

Este año fundó el periódico El Copiapino. En él comenzó a tratar temas relativos a la exaltación de las virtudes de la provincia y al choque entre provincianos y capitalinos. También enriqueció su repertorio con temas históricos y episodios patrióticos. Todo con un discurso que mantiene una cierta equidistancia entre la denuncia de los vicios sociales y la retórica de lo patrio.

Ya entonces confesaba en cartas su admiración total por los textos del español Mariano José de Larra: "rara vez me duermo sin leer algunas de sus preciosas producciones", escribió a un amigo.

1849

En su actividad pública, José Joaquín Vallejo no solo se desempeñó como secretario de la Intendencia de Maule; movido por su permanente inquietud política y de servicio, asumió en 1849 como regidor de Copiapó, cargo que abandonó tempranamente para presentarse -y resultar elegido- como diputado por Huasco.

  • Es elegido diputado propietario por Vallenar, periodo 1849-1852
  • Integró la Comisión Permanente de Educación y Beneficencia.

1850

Enriquecido por los buenos negocios mineros y sus acciones del Ferrocarril Caldera-Copiapó, se casó con su sobrina Zoila Vallejo con quien tuvieron un hijo José Joaquín Vallejo Vallejo.

1851

A los 40 años, publicó el último de sus populares artículos en la prensa. En ese año, como ayudante del Intendente Fontanés, apoyó resueltamente al gobierno conservador de Bulnes y de su sucesor, Manuel Montt Torres. En este escenario se opuso al levantamiento armado de la ciudad de La Serena, que se había sublevado a nombre de la revolución del General José María de la Cruz en Concepción. Vallejos apoyó el alistamiento de la división de Copiapó, formada por mil hombres, entre ellos algunos batallones de mercenarios argentinos, los cuales al mando del comandante Prieto marcharon a La Serena, ciudad que sin embargo, no pudo ser tomada por las armas.

Como los liberales copiapinos sublevaron la ciudad al mando del comerciante de Huasco, Bernardino Barahona, Vallejo tuvo que huir hasta Caldera, desde donde se embarcó con rumbo a Valparaíso. Su dominio de la prensa local, el apoyo a la formación de unidades gobiernistas que incluían extranjeros, y su apoyo al encarcelamiento y fusilamiento e opositores con la requización de sus propiedades, hizo que su figura pasara de ser querida y popular, a ser resistida y finalmente odiada. (Libro; "El Sitio de La Serena y la Revolución de los Libres; A las Glorias del Pueblo de Atacama y Coquimbo de 1851" Sociedad Patrimonial Pedro Pablo Muñoz Godoy, La Serena, 2013).

1852

  • Fue electo diputado propietario por Cauquenes, periodo 1852-1855.
  • Integro la Comisión Permanente de Gobierno y Relaciones Exteriores. Pero no consta que se haya incorporado, porque en esa época, fue nombrado Encargado de Negocios de Chile en Bolivia. Permaneció en La Paz hasta mayo de 1853, por dificultades diplomáticas.

1854

Este año se vio aquejado de una enfermedad pulmonar, posiblemente tuberculosis.

1857

Este año en busca de medicinas cruzó a Argentina, pero debió volver al sentirse agravado.

† Su muerte en 1858

27 de septiembre de 1858: José Joaquín, murió en Totoralillo a los 47 años.

Su legado

El principal legado de José Joaquín Vallejos debemos buscarlo en su escritura y en el valor literario de su obra, que no solo se expresó a través de su pertenencia al movimiento intelectual de 1842, en el que compartió con figuras como José Victorino Lastarria, Salvador Sanfuentes, Antonio García Reyes y Manuel A. Tocornal, sino que permitió abrir el camino a la escritura costumbrista y dar cauce a los ideales del nacionalismo literario por los que transitaron creadores como Alberto Blest Gana, Daniel Barros Grez y Joaquín Díaz Garcés, por mencionar a algunos de los más renombrados exponentes de esta corriente.

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • Sus grandes méritos literarios lo llevaron a ser nombrado miembro académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile.
  • Los biógrafos no están de acuerdo acerca de la fecha del nacimiento de Vallejo. La mayoría, siguiendo a Amunátegui, señala el año

1809; Benjamín Vicuña Mackenna, fundado en recuerdos personales y en datos que le proporcionó una hermana del escritor, hace nacer a este dos años antes, en 1807. La fecha que adoptamos, consta de papeles de familia, que tuvo la fortuna de tener a la vista don Juan A. Walker Martínez, autor de un noticioso artículo sobre Jotabeche, publicado en El Amigo del País, en Copiapó el 19 de agosto de 1910. Una nota necrológica, inserta en El Ferrocarril de 8 de octubre de 1858, con ocasión del fallecimiento de Vallejo, dice haber este muerto a la edad de 46 á 48 años, dato que confirma el suministrado por el señor Walker Martínez.

  • Su hermano Francisco Vallejo, ingresó como soldado voluntario al batallón 2 de Chile, formado en la provincia de Coquimbo. Ascendió a sargento en 1820; tomó parte en la expedición libertadora del Perú, donde fue ascendido a oficial. Hizo la campaña de Arenales al mando de una compañía de Cazadores, bajo las órdenes del general Aldunate. Fue incorporado a la expedición de Chiloé, donde fue herido mortalmente en el asalto de Pudeto, murió en Ancud el 20 de noviembre de 1826.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas