° ¡Llegamos a 28.835.200 millones de visitas gracias a ustedes!

Leucemia

De WikicharliE
Leucemia
Bienvenido a Departamento de Salud

Presentación

Leucemia.jpg

La leucemia es un grupo de enfermedades malignas de la médula ósea (cáncer hematológico) que provoca una proliferación anormal de leucocitos en ella. Sin embargo, en algunos tipos de leucemias también pueden afectarse cualquiera de los precursores de las diferentes líneas celulares de la médula ósea, como los precursores mieloides, monocíticos, eritroides o megacariocíticos. Las células cancerígenas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar síntomas potencialmente mortales a medida que disminuyen las células sanguíneas normales. Las células cancerosas se pueden propagar al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.​

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Epidemiología

La leucemia puede desarrollarse rápida o lentamente. La leucemia crónica crece lentamente. En la leucemia aguda las células son muy anormales y su número aumenta rápidamente. Los adultos pueden tener cualquiera de estos tipos; los niños con leucemia, generalmente, sufren del tipo agudo. Algunas leucemias, con frecuencia, puede curarse. Otras, son difíciles de tratar, pero pueden controlarse. Los tratamientos pueden incluir quimioterapia, radioterapia y trasplante de células madre. Aun si los síntomas desaparecen, se podría necesitar tratamiento para prevenir una recaída.4​

Los síntomas incluyen:

  • Infecciones.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito.
  • Cansancio.
  • Sangrar o amoratarse con facilidad.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Sudores nocturnos.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en los huesos o en las articulaciones.

Los factores de riesgo para la leucemia en niños incluyen: tener un hermano o hermana con leucemia, tener ciertos trastornos genéticos o recibir tratamiento con radiación o quimioterapia. Generalmente, la leucemia infantil se cura con el tratamiento. Las opciones de tratamiento incluyen: quimioterapia, tratamiento con otros medicamentos y radiación. En algunos casos, un trasplante de médula ósea y de células madre puede ayudar.

Clasificación

Existen distintos tipos de clasificación, en función del criterio que se utilice para ello. Según la población celular afectada.

Leucemia linfocítica aguda (LLA)

Es un cáncer de crecimiento rápido de un tipo de glóbulo blanco llamado linfoblasto.

La LLA se presenta cuando la médula ósea produce una gran cantidad de linfoblastos inmaduros. La médula ósea es el tejido suave en el centro de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas. Los lnifoblastos anormales crecen rápidamente y reemplazan a las células normales en la médula ósea. La LLA evita que las células sanguíneas se produzcan. Los síntomas potencialmente mortales pueden presentarse a medida que bajan los hemogramas normales.

Causas

La mayoría de las veces, no se puede encontrar una causa evidente para la LLA.

Los siguientes factores pueden tener que ver en el desarrollo de todos los tipos de leucemia:

  • Ciertos problemas cromosómicos
  • Exposición a la radiación, incluso los rayos X antes de nacer
  • Tratamiento pasado con fármacos quimioterapéuticos
  • Recibir un trasplante de médula ósea
  • Toxinas, como el benceno

Los siguientes factores son conocidos por aumentar el riesgo para padecer LLA:

  • Síndrome de Down u otros trastornos genéticos
  • Hermano o hermana con leucemia

Este tipo de leucemia afecta generalmente a niños de 3 a 7 años. LLA es el cáncer más común en la niñez, pero también puede presentarse en adultos.

Leucemia mielógena aguda en adultos

La leucemia mielógena aguda (LMA) es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea. Esta es el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que normalmente se convertirían en glóbulos blancos.

Aguda significa que la enfermedad avanza rápidamente y usualmente tiene un curso agresivo.

Causas

  • La LMA es uno de los tipos de leucemia más comunes entre los adultos.
  • La LMA es más común en hombres que en mujeres.

La médula ósea ayuda al cuerpo a combatir infecciones y produce otros componentes de la sangre. Las personas con LMA tienen muchas células inmaduras anormales dentro de su médula ósea. Las células se multiplican muy rápidamente y reemplazan a las células sanguíneas sanas. Como resultado, las personas con LMA se vuelven más propensas a infecciones. También tienen un riesgo incrementado de sangrado a medida que las cantidades de células sanguíneas sanas disminuyen.

La mayoría del tiempo, el proveedor de atención médica no puede determinar la causa de LMA. Sin embargo, los siguientes factores pueden llevar a algunos tipos de leucemia, incluida la LMA:

  • Trastornos sanguíneos, como policitemia vera, trombocitemia esencial y mielodisplasia
  • Ciertos químicos (por ejemplo, el benceno)
  • Ciertos fármacos quimioterapéuticos, incluidos el etopósido y otros conocidos como alquilantes
  • Exposición a determinados químicos y sustancias dañinas
  • Radiación
  • Un sistema inmunitario debilitado debido a un trasplante de órganos

Los problemas con los genes también pueden causar el desarrollo de LMA.

Leucemia linfocítica crónica (LLC)

Es un cáncer de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos. Estas células se encuentran en la médula ósea y otras partes del cuerpo. La médula ósea es el tejido suave en el centro de los huesos que ayuda a la formación de todas las células de la sangre.

La LLC causa un incremento en un cierto tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B, o células B. Las células cancerosas se propagan a través de la sangre y la médula ósea. La LLC también puede afectar los nódulos linfáticos u otros órganos como el hígado o el bazo. La LLC eventualmente puede causar que la médula ósea pierda su función.

Causas

Se desconoce la causa de la LLC. No hay ningún vínculo con la radiación. No está claro si ciertos químicos la causan. Sin embargo, la exposición al agente naranja durante la guerra de Vietnam se ha relacionado con un leve aumento del riesgo de enfermar de LLC.

La LLC generalmente afecta a los adultos mayores, especialmente los mayores de 60 años. Las personas menores de 45 años rara vez la contraen. Es más común en personas de raza blanca que en otros grupos étnicos. Es más común en hombres que en mujeres. Algunas personas con este tipo de leucemia tienen familiares con la enfermedad.

Leucemia mielógena crónica (LMC)

Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea. Este es el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas.

La LMC ocasiona un crecimiento incontrolable de células inmaduras y maduras que forman un cierto tipo de glóbulos blancos llamados células mieloides. Las células enfermas se acumulan en la médula ósea y en la sangre.

Causas

La causa de la LMC está relacionada con una anomalía cromosómica llamada cromosoma Filadelfia.

La exposición a la radiación puede aumentar el riesgo de desarrollar LMC. Esto puede ser por tratamientos de radioterapia utilizados en el pasado para tratar el cáncer de tiroides o el linfoma de Hodgkin, o por un desastre nuclear.

Lleva muchos años antes de que se presente leucemia por exposición a la radiación. La mayoría de las personas a quienes se les trata un cáncer con radiación no contraen leucemia. La mayoría de las personas con LMC no han estado expuestos a la radiación.

La LMC se presenta más comúnmente en adultos de mediana edad y en niños.

Leucemia de células pilosas

La leucemia de células pilosas (LCP) es un cáncer inusual de la sangre. Afecta a las células B, un tipo de glóbulo blanco (linfocito).

Causas

La LCP es causada por la proliferación anormal de células B. Las células presentan una apariencia "vellosa" bajo el microscopio, ya que tienen proyecciones finas que se extienden desde su superficie.

La LCP por lo regular lleva a bajos conteos de células sanguíneas normales.

La causa de esta enfermedad se desconoce. Ciertos cambios genéticos (mutaciones) en las células cancerosas pueden ser la causa. Afecta más a menudo a los hombres que a las mujeres. La edad promedio de diagnóstico es a los 55 años.

Articulos

El brócoli y repollo ayuda a tratar leucemia crónica

Verduras 1.jpg

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y dos hospitales madrileños han comprobado que el indol-3-carbinol, una molécula presente en el brócoli, los repollo y la coliflor, potencia el efecto de algunos fármacos usados para combatir la leucemia linfática crónica. Su efecto positivo se manifiesta incluso en pacientes que no responden a los tratamientos.

La leucemia linfática crónica es el tipo de leucemia más común en los países occidentales y afecta normalmente a personas mayores de 65 años. Aunque existen diferentes tratamientos, los pacientes suelen desarrollar recidivas resistentes a la medicación que comprometen su supervivencia.

Ahora, un trabajo liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y con la participación de los hospitales Gregorio Marañón y de la Princesa, ambos de Madrid, ha descubierto las propiedades farmacéuticas del indol-3-carbinol para esta enfermedad. Se trata de un compuesto natural presente en plantas del género Brassica, como el brócoli, el repollo (col), la coliflor y repollo de Bruselas. Aunque el organismo lo tolera bien, posee un efecto tóxico sobre determinadas células de leucemia. Los resultados se han publicado en la revista Clinical Cancer Research.[1]

En el estudio in vitro se han utilizado células de pacientes de leucemia linfática crónica con distintas fases y pronóstico. Los datos demuestran que mediante fármacos se pueden alcanzar concentraciones de este compuesto que provocan la muerte de las células leucémicas pero no de los linfocitos normales, “esenciales en el sistema inmunitario”.

Los autores del trabajo también destacan que el indol-3-carbinol “mejora notablemente” el efecto de la fludarabina, uno de los compuestos más utilizados en el tratamiento de este tipo de leucemia, incluso en pacientes que presentaban resistencia a este fármaco.

El indol-3-carbinol mejora notablemente el efecto de la fludarabina, usada en el tratamiento de la leucemia linfática crónica

Imagen microscópica de un frotis de leucemia

“Los resultados nos indican que el indol-3-carbinol potencia la actividad terapéutica de la fludarabina y de otros fármacos. Por eso, estos tratamientos combinados podrían utilizarse para combatir la leucemia linfática crónica, incluso en pacientes que han desarrollado recidivas y multirresistencia a los tratamientos habituales”, explica Juan Manuel Zapata, investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”.

Un producto patentado

El pasado mes de septiembre de 2014, Zapata y Gema Pérez –científica del mismo centro de investigación- registraron la patente del indol-3-carbinol como nuevo fármaco capaz de actuar frente a enfermedades como la leucemia linfática crónica y el linfoma de Burkitt. Este compuesto es un potente tóxico contra algunas células tumorales.

Una de las principales características que ofrece este compuesto es su acción contra las células cancerígenas en pacientes con distintas fases de la enfermedad y también en aquellos que presentan resistencias a los tratamientos. Su interacción con la fludarabina reactiva y potencia su efecto en células de pacientes resistentes a este fármaco.

Aunque por el momento esta tecnología no ha sido licitada por una empresa, su posible administración por vía oral y la existencia de estudios previos de toxicidad en humanos, que demuestran su alta tolerancia y baja toxicidad, podrían permitir una rápida aplicación clínica.

El brócoli y el repollo protegen contra el cáncer de colon

Cancer de Colon etapas.jpg

Comer frutas y verduras podría reducir el riesgo de algunos cánceres colorrectales, según un estudio reciente. Investigadores australianos examinaron las dietas de 918 pacientes de cáncer colorrectal y de 1,021 personas sin antecedentes de la enfermedad, y hallaron que el consumo de ciertas verduras y frutas se asociaba con un menor riesgo de cáncer en el colon proximal y distal (o sea, las porciones superior e inferior del colon).

El consumo de verduras del género brassica como el brócoli, el repollo, la coliflor, y el nabo, por ejemplo, parecía reducir el riesgo de cáncer en el colon superior, mientras que la ingesta total tanto de frutas como de verduras (y la ingesta total solo de verduras) reducía el riesgo de cáncer en el colon inferior.

También hallaron que comer más manzanas y verduras de color amarillo oscuro se relacionaba con un riesgo significativamente reducido de cáncer de colon.

Pero unos mayores niveles de consumo de jugo de fruta se asociaron con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

El estudio aparece en la edición de octubre de la revista Journal of the American Dietetic Association.[2]

Las frutas y verduras se han examinado extensivamente en las investigación nutricional en relación con el cáncer de colon, pero su efecto protector ha sido tema de debate, posiblemente debido a distintos efectos sobre distintos lugares del intestino grueso”, apuntó en un comunicado de prensa de la revista la investigadora líder, la profesora Lin Fritschi, directora del Grupo de Epidemiología del Instituto de Investigación Médica de Australia Occidental.

Quizás parte de la confusión sobre la relación entre la dieta y el riesgo de cáncer se debe a que estudios anteriores no tomaron en cuenta la ubicación [del cáncer de colon]. La replicación de estos hallazgos en estudios prospectivos grandes podría ayudar a determinar si una mayor ingesta de verduras es un medio de reducir el riesgo” de cáncer en el colon inferior.

Fuentes y Enlaces de Interés

  • G. Perez-Chacon, C. Martinez-Laperche, N. Rebolleda, B. Somovilla-Crespo, C. Muñoz-Calleja, I. Buño y J. M. Zapata. "Indole-3-carbinol synergizes with and restores fludarabine sensitivity in chronic lymphocytic leukemia cells irrespective of p53 activity and treatment resistances". Clinical Cancer Research. DOI: 10.1158/1078-0432
  • La vitamina K puede prevenir la diabetes
  1. Revista: Clincancerres Aacrjournals
  2. Science Direct: Journal of the American Dietetic Association

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas