¡Llegamos a 28.771.933 millones de visitas gracias a ustedes!

Pasar muchas horas sentada es muy peligroso

De WikicharliE
Pasar muchas horas sentada es muy peligroso
Bienvenido a Departamento de Salud

Presentación

Dolor de espalda.jpg

Lo más grave no es la falta de actividad física, sino el excesivo tiempo que pasamos sentadas. Así concluyó un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer[1]. Sus resultados son alarmantes: estar más de seis horas diarias en una silla aumentaría el riesgo de mortalidad.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

La investigación se hizo con datos de más de 123.000 personas durante un periodo de 14 años (de 1993 a 2006). Fue publicada en el American Journal of Epidemiology.[2]

Y lo que más nos compete: el efecto es peor en las mujeres. Las que pasaron sentadas más de seis horas diarias tuvieron un 37% mayor riesgo de mortalidad que las que estuvieron menos de tres horas. En cuanto a los hombres, el número se redujo al 18%.

¿Por qué sucede? “Se ha demostrado que, más allá de la actividad física que hagamos, pasar mucho tiempo sentado tiene importantes consecuencias para el metabolismo y puede influir en los niveles de triglicéridos, colesterol, glucosa y presión arterial. Estos pueden, a su vez, provocar obesidad y enfermedades cardiovasculares”, explicó la doctora Alpa Patel, a cargo del estudio.

El riesgo es aún mayor cuando no se realiza actividad física. Las mujeres y los hombres que pasan mucho tiempo sentados y, encima, hacen poco ejercicio tienen un 94 y un 48% (respectivamente) mayor riesgo de mortalidad que los que son más activos. Otra vez, las mujeres son las más vulnerables.

Los investigadores concluyen que los organismos de salud deberían difundir un doble mensaje: hay que hacer actividad física y reducir el tiempo que pasamos sentados.

Cómo evitar los riesgos

Según lo publicado en European Heart Journal,[3] hay que hacer, con frecuencia, pausas de por lo menos un minuto de duración. Por ejemplo, levantarte para buscar agua, moverte por la oficina/habitación o acercarte a un compañero de trabajo en vez de mandarle un mail.

Varices como herencia

Vena varicosa. La sangre retrocede porque las válvulas no cierran correctamente y acaba estancándose en las venas e hinchándolas.

Pasar muchas horas sentado o sin moverse son dos factores agravantes

La causa de las varices es desconocida, pero un estudio realizado en el Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau ha demostrado recientemente que representan la patología más heredable que existe. La enfermedad venosa crónica tiene una carga genética del 97%, es decir, sólo un 3% corresponde a factores ambientales sobre los que podemos actuar. Sin embargo, se puede retrasar su aparición y evitar las complicaciones con un estilo de vida saludable. Corregir el sobrepeso y practicar ejercicio regularmente son las dos pautas más recomendadas. Un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado se traduce en menos dolor y mejor calidad de vida en los pacientes.Cuando estamos en movimiento, la presión que realizamos sobre el músculo hace que, aunque la válvula no funcione, la sangre suba.

En cambio, al estar quietos o sentados el flujo sanguíneo, al no tener la función de bombeo, se va acumulando en la parte baja, dando como resultado unas piernas hinchadas. Por lo tanto, recomienda José Román Escudero, director del servicio de angiología y cirugía vascular del hospital de la Santa Creu i Sant Pau, “para aquellas personas que pasen largas jornadas en una misma posición es recomendable el uso de medias de compresión decreciente mientras no estén en movimiento para minimizar los efectos de las varices. Su uso, gracias a la presión, facilitará que la sangre circule de forma correcta y no se acumule”.[4]


Otra opción es la Escleroterapia

La Escleroterapia permite tratar el punto de fuga cuando no es abordable quirúrgicamente.Es un tratamiento no invasivo de venas varicosas.[5]

No es una técnica quirúrgica aunque a veces puede complementar la cirugía. De forma ecoguiada se inyecta una espuma esclerosante para taponar la zona lesionada. La ventaja respecto a otras técnicas es que permite tratar el punto de fuga cuando no es abordable quirúrgicamente. “Por ejemplo, en las varices del embarazo la causa no suele estar en las piernas sino en la pelvis, y no vas a abrirle el abdomen a un paciente para tratarle de varices”. Esta técnica también se utiliza en personas con varices recidivas, es decir, que vuelven a aparecer. “Es algo bastante habitual porque, como no conocemos su origen, no podemos tratarlas de raíz, y la cirugía de repetición es más compleja porque pueden quedar adherencias de la primera intervención”. De esta forma, con la espuma se vuelve a tapar la vena evitando volver al quirófano.

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. http://www.cancer.org/espanol/index
  2. http://aje.oxfordjournals.org/
  3. http://eurheartj.oxfordjournals.org/
  4. http://www.saludymedicina.org
  5. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007395.htm

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas