¡Llegamos a 28.801.233 millones de visitas gracias a ustedes!

Pedro I de Rusia

De WikicharliE
Pedro I de Rusia
Bienvenido a Personajes Destacados de la Historia Mundial

Zar Ruso de la Dinastía Románov

Pedro I de Rusia

Pedro I Alexéievich' o Pedro I de Rusia, el Grande (ruso: Пётр I, Пётр Великий, Пётр Алексéевич) (Moscú, 9 de junio 1672 –† San Petersburgo 8 de febrero 1725), Calendario Juliano (30 de mayo 1672 – 28 de enero de 1725), Primer hijo del zar Alexis I y de su segunda esposa Natalia Narýshkina y sucesor de su hermanastro Teodoro III (Fiódor Alekséievich), fue uno de los más destacados gobernantes de la historia de Rusia, perteneciente a la Dinastía Románov.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

En el verano de 1689, Pedro planeó retomar el poder de las manos de Sofía, depuesta, con Pedro I e Iván V todavía actuando como co-zares. Pedro obligó a Sofía a recluirse en un convento, en donde ella se vio obligada a dejar su nombre y posición como miembro de la familia real.

A comienzos de su reinado, Pedro llevo a cabo reformas radicales destinadas a la modernización de Rusia. Fuertemente influenciado por sus asesores occidentales, Pedro reorganizó el ejército ruso a lo largo de las líneas europeas y soñaba con hacer de Rusia un potencia marítima.

En 1698-99, Pedro viajó a Europa occidental, donde pasó un tiempo en los tribunales de muchos de los poderosos líderes de la época, y estudió en la construcción naval Amsterdam y Deptford (Londres), Trabajando como jornalero en los patios de la Compañía de las Indias Orientales Neerlandesas. Aunque su recepción fue amable en sus viajes, todavía no fue tomado en serio como a un igual de los grandes Jefes de Europa.

Pedro, entretanto, había lanzado una campaña exitosa en el Mar Báltico contra los comandantes de menor sueco, ganando moderna Estonia y la boca de la Neva Río, donde fundó la gran ciudad de San Petersburgo en 1704.

En 1724, Tuvo su segunda esposa, Catalina, coronada como emperatriz. La pareja imperial habían estado juntos desde 1703. Se casaron en 1712, ella tomó el nombre de Catalina, el emperador y dio a luz varios hijos, tanto antes como después de su matrimonio.

Su Muerte

En el invierno de 1723, Pedro, que nunca había gozado de una salud del todo robusta, comenzó a tener problemas con su aparato urinario y su vejiga. En el verano de 1724, un equipo de médicos llevó a cabo una operación en la cual le vaciaron la orina bloqueada en la misma. Pedro permaneció en cama hasta finales de otoño. En la primera semana de octubre, inquieto y seguro de que ya estaba curado, Pedro se enfrascó en un viaje de inspección de una serie de proyectos. De acuerdo con los relatos, fue en noviembre cuando, en una visita de inspección en el Golfo de Finlandia, Pedro vio a un grupo de soldados ahogándose a poca distancia de la costa y entró en el agua para rescatarlos.

Se dice que esta inmersión en el agua helada empeoró los problemas vesicales de Pedro y provocó su muerte el 28 de enero de 1725. La historia, sin embargo, ha sido vista con escepticismo por varios historiadores, que apuntan que el cronista alemán Jacob von Stählin es la única fuente de la historia, y parece poco probable que nadie más hubiese documentado un acto de heroísmo como ése. Esto y el intervalo de tiempo prolongado entre la acción y la muerte parece que elimina cualquier causalidad directa. No obstante, la historia puede que contenga, en parte, algo de verdad.

A principios de enero de 1725, Pedro volvió a sufrir uremia. La leyenda dice que antes de caer inconsciente pidió papel y una pluma y empezó a escribir una carta que no terminó que ponía «Lego todo a...» y que, exhausto por el esfuerzo, pidió que su hija Ana fuese traída ante él. El historiador ruso E.V. Anísimov comenta que el objetivo de Bassewitz era convencer a los lectores de que Ana, y no la emperatriz Yekaterina, era la heredera que Pedro había elegido.

Pedro murió entre las cuatro y las cinco de la mañana del 28 de enero —8 de febrero según el calendario juliano— de 1725. Se reveló en la autopsia que su vejiga estaba gangrenada. Tenía 52 años y siete meses cuando murió, tras un reinado de cuarenta y dos años.

Hubo gran conmoción en Rusia y en Europa por la noticia de la muerte de Pedro, si bien el pesar (al menos el genuino) casi con seguridad no estuvo presente.[2]

Una moneda por barba

En 1698, el zar Pedro I el Grande decidió que sus súbditos debían seguir la moda Europea. Para ello promulgó un decreto que obligaba a casi todos los hombres a afeitarse la barba, salvo que estuviesen dispuestos a pagar un impuesto por llevar ese atributo masculino. Los nobles debían pagar mil rublos por ese derecho y el pueblo llano un kópek (fracción centésima del rublo). Los sacerdotes y los campesinos quedaron exentos de ese impuesto, de modo que pudieron lucir sus barbas de forma gratuita.[2]

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas