¡Llegamos a 28.801.233 millones de visitas gracias a ustedes!

Philip Marshall

De WikicharliE
Philip Marshall
Bienvenido a Reportes Confidenciales

Presentación

REPORTE CONFIDENCIAL WIKICHARLIE.jpg

En el 2012, el veterano capitán de aviación Philip Marshall, con rango de capitán en los Boeing 727, 737, 747, 757 y 767, escribió un libro titulado The Big Bamboozle: 9/11 and the War on Terror[1] (El gran engaño: el 11 de septiembre y la guerra al terrorismo) que documenta el papel de Arabia Saudita en el control de la operación del 11 de septiembre, y del papel del aparato de Bush en facilitarlo, bajando la guardia. El 2 de febrero del 2013, Marshall fue encontrado muerto junto con sus dos hijos adolescentes y su perro en su casa en California.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido


El 11-s adopta esquemas propios de un “thriller” cinematográfico. Sólo que la realidad sigue superando a la ficción. Y las víctimas de este auto-atentado norteamericano siguen cayendo. En el turbio auto-atentado del 11-s, desconocía el recorrido “conspirativo” de un personaje como Philip Marshall, ex piloto de aviación, además de ex colaborador de la CIA y la DEA (la Agencia antidrogas de USA), autor de un libro titulado The Big Bamboozle en el que, en sus líneas básicas, acusa al gobierno Bush y a una trama saudí del autoatentado del 11-s.

Philip Marshall y sus dos hijos

A Marshall le han endosado oficialmente el asesinato de sus dos hijos (incluido, el perro de la vivienda) y su posterior suicidio, hechos ocurridos a primeros de febrero de este año en su casa de Sta. Barbara (California). Lógicamente, las sospechas empezaron a sobrevolar inmediatamente y las conspiraciones también. ¿Recibió algún tipo de amenaza de muerte Philip Marshall que le motivó a actuar de una forma tan cruel? ¿Por qué esa frialdad tan extraordinariamente calculada?¿Era Philip Marshall una personalidad psicótico-depresiva?¿Tenía en su poder información privilegiada, se vio envuelto en un callejón sin salida y se suicidó? ¿O tal vez fue víctima de una operación Black Op Hit para cerrarle la boca y que callase para siempre? En definitiva, ¿se cargaron a Marshall porque sabía más de la cuenta sobre el autoatentado del 11-s?

Para responder afirmativamente a la última pregunta habría que ver si realmente Marshall era una pieza importante en el engranaje del 11-s, si tenía capacidad para desentrañar información privilegiada. Parece ser, a primera vista, que sí (al margen del libro antes referido), que Marshall no era un teórico de la “conspiración” más, sino que era alguien que había estado metido en el ajo de infinidad de operaciones encubiertas de la CIA, un conocedor de todas las cloacas delictivas de la “inteligencia” norteamericana.

Por qué no han matado a otros que han dicho que Bush organizó el 11-s a determinados militares del autogolpe?”.

Por una razón muy simple: no es lo mismo que un tipo ajeno al entramado conspirativo gubernamental se presente en una tribuna pública y diga que la CIA montó el autoatentado, a que un señor, que ha estado dentro del sistema, posea información documental comprometedora de primera mano y diga que va a cantar.

Así de concluyente. Marshall, tenía todas las papeletas para ser “el hombre (o uno de ellos) que sabía demasiado” sobre 11-s. El mismo Wayne Madsen (ex empleado de la todopoderosa NSA –Agencia de Seguridad Nacional-) señala que Marshall estaba en condiciones de poner al público “información explosiva” sobre el 11-s.

Datos

Para empezar, Marshall no dejó nota alguna al morir, un rasgo distintivo de todo “buen” suicida. Si bien no es un manual preestablecido en todos los que se quitan la vida, si que es un indicador fiable para empezar a descartar, de forma razonable, el suicidio. Por otra parte, Madsen afirma que Marshall era zurdo y, en cambio, se suicidó de un tiro en la sien derecha. Este sería un punto de singular trascendencia, pero parece ser que no se ha podido verificar ya que no se sabe si se tomaron fotos o no del cadáver de Marshall puesto que, según Madsen, en la escena del crimen todo fue muy “apresurado” y hubo una “limpieza” claramente ilegal por parte de la comisión policial y judicial. Otro hecho a destacar es que los vecinos dijeron no oír nada, lo que da a entender que los disparos podían haberse hecho con un silenciador, pero la pistola que poseía Marshall no lo tenía, según Madsen.

Se sabe, también, que Marshall, estando en el domicilio, nunca dejaba puerta abierta alguna de su casa; sin embargo se encontró una de ellas abierta al ir la policía a reconocer los cadáveres. Los vecinos de Marshall creen, en “petit comité”, que las muertes fueron asesinatos ejecutados muy profesionalmente. Sorprende, por otro lado, que Marshall quitara de enmedio a una de sus mascotas (el perro) y a la otra no (un gato).

Para enredar más la madeja, hay asuntos todavía más espinosos. Los hijos de Marshall fueron encontrados asesinados en un sofá de la casa ya que, al parecer, según la versión oficial, se encontraban allí durmiendo. Lo que te hace preguntar el motivo de por qué estaban allí y no podían estar (con más lógica) en sus respectivas habitaciones. Pero, sobre todo, hay algo que mueve a pensar en un asesinato por encargo: la casa de Marshall fue objeto de una extraña “limpieza” poco después de las muertes, lo que indicaría que, el o los presuntos asesinos, estaban buscando algún tipo de información. Nadie sabe, tampoco, que ha sido del equipo informático de Marshall, desaparecido de forma misteriosa.

En definitiva, es altamente improbable que Philip Marshall estuviera depresivo, tanto como para quitarse la vida y menos que asesinara fríamente a sus dos hijos, que eran su apoyo más fuerte y a los que quería mucho.

Twitter

En la red social Twitter, Marshall en los días que van del 12 al 31 de enero (poco antes de su suicidio), no mostró signo alguno de depresión o que se advirtiera algún indicio del desequilibrio emocional que le achaca la versión oficial. Marshall, de barajar una hipótesis fiable, más bien era un personaje peligroso para el sistema, un arrepentido que tenía la fea costumbre, en los últimos tiempos, de dejar la basura a las puertas de la sede de la CIA y la Casa Blanca.

Y aunque pueda parecer una temeridad la afirmación de Madsen de que existe un 100% de probabilidades de que el piloto de la CIA haya sido asesinado en una operación BlackOp Hit por la propia Agencia de espionaje americana, sigue sin haber explicación racional alguna para ese “suicidio”. Tampoco para el asesinato de sus dos hijos.

¿Realmente podría tener la CIA u otros elementos del gobierno la sangre fría de asesinar a dos adolescentes?¿Y por qué?¿Qué papel tan peligroso podían desempeñar dejándolos vivos?¿Se podría haber ejecutado a Marshall de otra manera…en un accidente de coche simulado…tiroteado en otro lugar, sin necesidad de eliminar a sus hijos? ¿Era más “convincente” de cara a la opinión pública que los asesinos utilizaran la opción “suicidio”-crimen de sus hijos para ensuciar la imagen de Marshall? ¿La versión oficial es el eslabón más débil pero hay que darle alguna credibilidad a la espera de encontrar pruebas más concluyentes que…..”nunca” se encontrarán?

Quizás Philip Marshall no sea más que otro héroe anónimo que decidió que había llegado la hora de romper el silencio cómplice y lo pagó él y sus hijos con un crimen ejecutado con demasiada…tal vez demasiada, perfección.[2][3]

Marshall habla sobre el encubrimiento

Lo que Marshall presenta en su libro es evidencia de que la participación de Osama bin Laden en el 11 de septiembre fue una bandera falsa, para encubrir el hecho de que el financiamiento, apoyo logístico, planeación táctica y entrenamiento de los terroristas en el ataque del 11 de septiembre fueron todos suministrados por Arabia Saudita, cuyo papel se encubrió, culpando a Osama bin Laden, quien no tenía los medios para llevar a cabo una operación así de sofisticada.

Segundo, pone al descubierto el hecho de que la operación fue efectivamente facilitada, y después explotada por el aparato de la familia Bush, que en los hechos bajó la guardia mientras se producía el ataque e ignoró las advertencias sobre un ataque inminente. Y en tercer lugar, denuncia el papel de Porter Goss, quien presidió la Investigación Conjunta del Congreso por parte de la Cámara de Representantes, y de Philip Zelikow, director de la Comisión 11 de septiembre y del director del FBI, Robert Mueller, quien fue nombrado el 4 de septiembre del 2001, en el encubrimiento, que persiste hasta estos días.

Se sabe que Marshall estuvo en contacto con el ex senador Bob Graham, el copresidente de la Investigación Conjunta del Congreso, quien exigió la desclasificación de las 28 páginas del documento sobre el papel de los saudíes en el 11 de septiembre.

El libro cubre material que ya han reportado la EIR y LPAC sobre el documento de la Investigación Conjunta del Congreso. Entre esto se incluye el hecho de que la esposa del príncipe Bandar, quien es hermana del príncipe Turki, el entonces director de la inteligencia saudí, le envió dinero al agente de la inteligencia saudí Omar al Bayoumi; que Bayoumi se reunió con un miembro del consulado saudí en Los Angeles antes de ir a un restaurante a reunirse con los dos primeros secuestradores que llegaron a Estados Unidos: Khalid al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi, y los invitó a ir a San Diego; que Bayoumi trabajó para la Autoridad de Aviación Civil saudí; que los dos secuestradores vivieron por un tiempo en la casa de un viejo informante del FBI, que el equipo de la Investigación Conjunta quiso interrogar y se le impidió hacerlo. De hecho el FBI se negó a entregarle al informante una citación de la comisión.

Marshall destaca que la Comisión del 11 de septiembre nunca escuchó el testimonio de un experto en aviación civil. En su calidad de experto, destaca que "los perfiles de los vuelos revelan que se usó un procedimiento operativo diseñado a la medida para volar directamente hacia objetivos predeterminados, seguido de una serie de maniobras avanzadas de vuelos manuales que incluían descensos rápidos, giros cerrados y despliegues coordinados". Nada de esto pudo haber llevado a cabo "sin una ayuda decisiva desde el interior, de expertos en aviación y maniobras tácticas". En su calidad de piloto y capitán de Boeing con 20 años de experiencia escribe que hasta para él hubiera sido "un desafío duplicar estas maniobras sin varios vuelos de práctica".

Los pilotos no pudieron haber realizado esto con base al entrenamiento que recibieron en aviones de un solo motor. Es más, todos sus instructores en aviación civil dijeron después que a principios del 2001 ninguno de los pilotos estaba en capacidad de volar aviones Boeing. Su conclusión es que ellos recibieron entrenamiento avanzado en la fase final de parte de instructores saudíes.

Los sauditas y los pilotos

Marshall presenta la siguiente evidencia:

En los seis meses anteriores al 11 de septiembre, 4 de los posteriores secuestradores viajaron a Las Vegas. Estos cuatro secuestradores eran los pilotos de los cuatro aviones. Ninguno de los otros secuestradores fue a Las Vegas. Marshall concluye que ellos tuvieron que haber recibido entrenamiento en un sitio en algún lugar entre Las Vegas y Tucson, Arizona. Uno de esos lugares posibles lo identifica como Pinal Airpark, que tenía aviones Boeing 757 y 747 en ese entonces en el sitio, y el cual es conocido porque era usado por la CIA y la compañía privada de mercenarios Blackwater.

Muchas fuentes han informado que después del 11 de septiembre, se les permitió salir del país a muchos ciudadanos saudíes que estaban en los Estados Unidos en ese entonces, incluyendo miembros de la familia de bin Laden.

Pero lo que Marshall reporta es que una enorme comitiva del Ministro por largo tiempo de la Inteligencia saudí, Turki al Faisal, estaban también en los Estados Unidos antes y durante el 11 de septiembre del 2001, "metido en la última parte del informe de la comisión (y que después se quitó), había una relato sobre tres aviones arrendados por separado que transportaron a unos 100 hombres árabes (la mayoría saudíes) saliendo de Las Vegas en vuelos trasatlánticos de medianoche, despegando el 19 de septiembre. Marshall informa que Turki estaba cerca de Las Vegas en el momento del 11 de septiembre. La comisión 'no se pudo explicar' por qué todos los secuestradores viajaron a Las Vegas en los meses previos al 11 de septiembre.

En la semana posterior al ataque, hubo por lo menos cinco vuelos fletados con funcionarios sauditas de alto rango a bordo que partieron de Las Vegas, Newark, Boston y Washington, tres de estos partieron de Las Vegas.

Los vuelos "escondidos con Saudies

  • 23 de septiembre: Jumbo Lockheed L-1011 para Paris. En ese avión solo se registraron 34 pasajeros aunque la capacidad es de casi 400. En este vuelo iba el príncipe Turki".

Marshall destaca que la comitiva de Turki en EU en el verano del 2001 "presenta la perfecta oportunidad para meter al país los necesarios instructores saudíes de vuelos de Boeing y sacarlos después de los ataques sin ser entrevistados por nadie".

Para apoyar esto, Marshall también señala que Bandar es también piloto. Fue de los mejores en su unidad en la Fuerza Aérea Real Saudita y, por supuesto, los dos operativos de la inteligencia saudí en San Diego, Bayoumi y Bassan, ambos estaban asociados con la Autoridad de la Aviación Civil Saudita.

La conexión saudí de Bush

El papel del príncipe Bandar y su relación con la familia Bush es clave.

Marshall no informa sobre el dinero que Bandar tenía a su disposición como resultado del acuerdo entre la empresa británica de armamento BAE con los sauditas denominado con el nombre clave de al-Yamamah. Pero si demuestra que Bandar tenía una relación estrecha de más de una década con la familia Bush y con operaciones encubiertas sucias. Por ejemplo, durante el caso Irán-Contra, cuando George H. W. Bush era vicepresidente, Bandar aceptó financiar la operación Contra en 1984 cuando el Congreso prohibió el uso de fondos de EU para esos fines. Oliver North testificó que Bandar "había buscado mantener oculto su papel en la canalización de millones a través de una cuenta bancaria en Suiza".

Así que por décadas Bandar ha sido la conexión de la familia Bush con Arabia Saudita. Como destaca Marshall, en las últimas dos décadas, el príncipe "ha pasado tiempo con la familia del Presidente en su rancho en Texas, su casa en Kennebunkport, en Campo David y por supuesto, en la Casa Blanca. Ha visitado el Pentágono y ha volado en el avión 'Air Force One' ". George H. W. Bush celebró su 80 aniversario en el A-340 de Bandar. El cierto momento el vicepresidente proclamó que Bandar era un miembro oficial de la familia Bush. El nuevo nombre que le dieron en Kennebunkport fue Bandar Bush.

Menos de 48 horas después del 11 de septiembre del 2001, el príncipe Bandar y George W. Bush estaban fumando puros juntos en un balcón de la Casa Blanca. En su libro State of Denial, Bob Woodward reporta que cuando George W. Bush empezó a planear su candidatura a la Presidencia, su padre le dijo que visitara a Bandar. Según Woodward, Bush le dijo al príncipe: "Mi papá me dijo que antes de resolverme, fuera a hablar con Bandar".

Sin defensas

Marshall argumenta que el 11 de septiembre, se suponía que los cuatro aviones iban a alcanzar sus objetivos al mismo tiempo, pero que los secuestradores de dos de los aviones que tenían de blanco a Washington DC se demoraron en apoderarse de la cabina de pilotos, lo que dio como resultado que esos aviones volaron mucho más al oeste que lo que se pretendía y demoraron así su operación.

El punto de Marshall es que esta demora puso al descubierto el hecho de que la Casa Blanca de Bush demoró su respuesta al ataque. Solo se enviaron dos jets militares después de que quedó inmediatamente claro que el primer avión había sido secuestrado. Sin embargo, no se enviaron más aviones.

No se enviaron aviones para defender Washington. Cheney alegó después que el recomendó a Bush que se dieran las órdenes de derribar a cualquier avión que se aproximara, pero no hay registro de que se hayan dado esas órdenes incluso dos horas después de los ataques. E incluso si se dieron estas órdenes, no había aviones en el aire que cumplieran con las órdenes.

El encubrimiento

El encubrimiento del 11 de septiembre está bien documentado por Marshall y se parece al encubrimiento del asesinato de Kennedy por parte de la Comisión Warren. De la misma forma en que Allen Dulles asignó a la Comisión Warren para que tomara el control, de igual manera se hicieron nombramientos para obstruir la investigación tanto de la Comisión del 11 de septiembre como de la Investigación Conjunta del Congreso.

Investigación Conjunta del Congreso.

La persona nombrada como Director Ejecutivo de la Comisión del 11 de septiembre fue Philip Zelikow, ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional bajo Bush Sr., y coautor del libro de 1995 titulado Germany United, Europe Transformed, que escribió junto con Condoleezza Rice. Zelikow fue miembro del equipo de transición de Bush y autor del documento sobre política que la Casa Blanca usó para justificar una invasión preventiva en Irak. El equipo de la Comisión del 11 de septiembre lo describe como "un topo de la Casa Blanca". Estuvo en contacto diario con Karl Rove y Rice. La evidencia sobre Bandar se escondió en el reporte final porque Zelikow argumentó que no era concluyente.

En relación a la Investigación Conjunta del Congreso, Marshall afirma que el topo fue el congresista Porter Goss, copresidente de la Investigación Conjunta por parte de la Cámara de Representantes. Fue nombrado por el Presidente George W. Bush como el primer Director de Inteligencia Nacional y director de la Central de Inteligencia. Como parte de los antecedentes de Goss, Marshall presenta una foto tomada en la Ciudad de México en 22 de enero de 1963 en donde están Felix Rodríguez de fama Contra, Barry Seal y Porter Goss. Esto es 10 meses antes del asesinato de John F. Kennedy en Dallas.

Marshall también reporta que Cheney trató de intimidar al Senador Bob Graham. Robert Mueller, quien fue nombrado director del FBI -una semana antes del 11 de septiembre-, también lanzó una investigación sobre el propio equipo de Investigación Conjunta del Congreso durante el tiempo de su investigación, como una forma de amedrentarlos.

Un ardid para la guerra

La tesis general de Marshall es que para provocar los cambios que han ocurrido desde el 11 de septiembre, era necesario un ataque estilo Pearl Harbor en Estados Unidos. Cita un documento publicado por Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), "Reconstruyendo las Defensas de América", en donde dicen, "la transformación sería muy larga, por falta de algún evento catastrófico o catalítico como un nuevo Pearl Harbor". Es más, al culpar a Osama bin Laden del ataque, esto se podría usar para justificar una política de guerra preventiva en contra de Irak, y finamente contra Siria e Irán.

Marshall argumenta que esta operación pantalla se usó para encubrir la participación saudí y las verdaderas intenciones de los complotados en el 11 de septiembre.

Bin Laden murió debido al síndrome de Marfan

Para apoyar esto, Marshall cita a Steve Pieczenik, quien trabajó como subsecretario asistente de la Secretaría de Estado bajo Nixon, Ford y Carter, trabajó bajo Reagan y Bush padre, y todavía trabaja como consultor para el Departamento de la Defensa. Pieczenik, quien es también doctor en medicina, afirmó el 3 de mayo del 2011 en dos transmisiones radiales poco después de que se anunció que Osama bin Laden había sido asesinado, que el sabía que bin Laden estaba muerto "desde hace meses". Pieczenik es alguien que conoció a bin Laden personalmente y trabajó con el durante la guerra usando a terceros en contra de los soviéticos en Afganistán.

Según Pieczenik, Bin Laden murió en el 2001 "no porque lo hayan matado Fuerzas Especiales sino porque como doctor, yo se que doctores de la CIA lo habían tratado y estaba en la lista de inteligencia que tenía el síndrome de Marfan. Murió debido al síndrome de Marfan. George W. Bush sabía esto, la comunidad de inteligencia sabían esto". Pieczenik informó que los doctores de la CIA visitaron a Bin Laden en julio del 2001 en el Hospital Americano en Dubai. "Realmente estaba muy enfermo del síndrome de Marfan y ya se estaba muriendo, así que nadie lo mató".

Pieczenik también dijo que el estaba preparado para decirle a un gran jurado federal el nombre del alto general que le dijo directamente a él que el 11 de septiembre era un ataque con una ataque pantalla.

Marshall también argumenta que la clave en la operación pantalla fue producir la confesión obtenida bajo tortura de Khalid Shaykh Mohammad, el llamado cerebro detrás del 11 de septiembre.[4]

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. amazon.es/The Big Bamboozle: 9/11 and the War on Terror
  2. La CIA asesinó al autor del libro 9/11 y sus 2 hijos/Cons.5 nov 2014
  3. Philip Marshall: ¿asesinado por encargo?
  4. Que sabía Phillip Marshall/Cons. 5nov 2014

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas