¡Llegamos a 28.801.233 millones de visitas gracias a ustedes!

Libro: Refranes y dichos de Chile y los chilenos

De WikicharliE

Contenido

Presentación

REFRANES Y DICHOS DE CHILE Y LOS CHILENOS

Libro didáctico, instructivo e ilustrado para uso de nativos y extranjeros que deseen compenetrarse del lenguaje usual y cotidiano que se practica de preferencia en el país.

Por razones obvias —y lamentando de veras, pues nos habría dado oportunidad para “el estruje”— hemos tenido que omitir los mil y tantos dichos y giros que se llaman subidos de tono y que por lo general tienen que ver con el SEXO, elemento básico de la vida chilena que, no hace mucho, junto con el FUTBOL y la POLÍTICA formaban los cimientos sobre los que se sostenía la República. Nuestra procacidad es ingenua, ya que no sobrepasa los límites de “poto”, “caca” y “mierda”. Así y todo pedimos perdón a las almas pías por estos desvaríos, pero que nos sirva de perdón el hecho de que, de no emplear esas palabras, el dicho no habría sido suficientemente explicado. En estos momentos, tras el tremendo susto pasado1, creemos que los chilenos tenemos ganas de reírnos un poco.

Este libro no desea otra cosa: hacer reír de nuevo a tanta cara adusta y afligida.

EL AUTOR

LE SACÓ LA MADRE

Esto es de lo más terrible. Pero no crean que se trata de “destetar” o privar de los cuidados maternales a un tierno niño, sino que simplemente se trata de un insulto muy común en disputas habituales entre marido y mujer, en cambios de palabras entre gerentes y empleados que “abandonan” la firma, en foros y debates políticos o en partidos de fútbol. Se usa también, esta expresión como alivio o “catarsis” en momentos de, dolor intenso: golpe en la canilla, machucamiento del dedo gordo de la mano izquierda, tratando de clavar un clavo.

En estos casos se llega al extremo de auto sacarse la madre, lo cual nos da a entender que el tipo está fuera de sí y no sabe lo que dice o que emplea cualquier subterfugio para desahogarse. La verdad es que si alguien le SACA LA MADRE a otro, lo está insultando en lo más vivo.

Hemos averiguado que este insulto tan común en todo el territorio chileno es más largo que el simple: C.D.T.M., pero por respeto a la moral y por recomendación especial de mi mamá, que me rogó no me soltara demasiado en estos comentarios, lo omito. No creemos que haya nadie en Chile al cual no le haya sido sacada su madre por algún motivo.

2 ¡SE CREE LA MUERTE!

Esto quiere decir que una persona se imagina que es algo sensacional, tal vez asociando a la muerte con algo que realmente inspira respeto, temor y al mismo tiempo que nadie la puede agarrar para el “chuleteo” o a “chuletazos”. (Ver "LO AGARRÓ A CHULETAZOS").

De todas maneras algún consuelo queda con lo que Horacio dice en sus Odas:

Pallida mors aecuo pulsat pede pauperum
tabernas, regumque turres.

Esto quiere decir:

“La pálida muerte llama con el mismo pie
a las chozas de los pobres que a los palacios de los reyes”.

Pero aquí les lanzo una cita verdaderamente “caballa”:

Morotomo-ni hi-ye atsuru koso uresi kere
okure saki datsu nara’i-naru yo-ni.

Esto quiere decir:

“Qué dulce extinguirse y morir juntos, en este mundo donde de ordinario el reloj que marca la hora suprema, para el uno retrasa, mientras que adelanta para el otro”

Estos son versos de la esposa del alcaide Naga-Haru, que murió en una acción de guerra en tiempos de mikado Oho-kimatsino-In.

Y para terminar:

“Un buen queso... y después la muerte”. Rosca Pumpa.[1]

3 HABLABA HASTA POR LOS CODOS

Esto es generalmente cosa de POLÍTICOS y MUJERES que tratan de ocultar mediante una avalancha verbal lo que precisamente no quieren decir porque no les conviene. De esta manera, aunque en realidad hablan solamente por la boca (como todos los seres humanos, que yo sepa), pareciera que, dada la infinidad de palabras que se desparraman por el aire, hubiera ciertos refuerzos ubicados en algún otro lugar del cuerpo. Y la tradición, ¡señoras y señores!, ha elegido: ¡LOS CODOS!

Para que el efecto sea contundente, quien hable utilizando este método debe hacerlo seguido y sin respirar, con “resuello de hombre rana”, para no dejar que el enemigo meta baza o se cuele entre alguna frase. Por ejemplo:

"...YNOMEVENGASCONTUSCUENTOSDESIEMPREQUETEPIDIERONENLAOFICINAQUETEQUEDARASSOBRETIEMPOOQUESEENFERMOELCONTADORAMINOMEVENGASCONESASACUERDATELOQUELEPASOALAMARGARITAQUEPORCONFIARSEYCREERLEAPIEJUNTILLASALVAGOETERNODESUMARIDOQUEDOENLACALLESIENLACALLECONSIETECABROSTODAVIAENEDADDEIRALAESCUELAYQUEDECIRLOQUESUCEDERIASINMIENESTACASACINICODESGRACIADOPORQUEELPERLALLEGAYSESIENTAPARAQUELOSIRVANYYAESTACLAROLOGICOSIPARAESOSEGUNELSEPASAELDIAMETIDOENLAOFICINAPAPASMENTIRASCOMONOQUETELOVOYACREER...”

Y dale que dale. Hasta que el interlocutor cae redondo al suelo o comete esa clase de crímenes que después ni él mismo puede explicarse. Sólo se da cuenta cuando se lo llevan amarrado en un furgón.

4 LO MIRABAN POR DEBAJO DE LA PIERNA

Esto que practicamos diariamente los chilenos, es “en la práctica” sumamente difícil. Trate usted de mirar a otra persona por debajo de su pierna y se dará cuenta cabal de lo que aseguramos. A la postre terminará con toda su humanidad en las baldosas, parquet, tierra o pavimento, dislocado de “atlas a coxis”.

Este dicho se refiere a despreciar a otra persona, mirarla en menos. No nos explicamos por qué se utilizó una posición tan insólita e incómoda para expresarlo

5 SE ARRANCÓ CON LOS TARROS

Ante esto, suponemos que los tarros contienen algo valioso, puesto que despiertan la codicia de quien “aprieta cachete” con ellos y también la alarma de los que le persiguen para recuperar el botín. Pero no sólo se trata de esto. En buenas cuentas, este dicho quiere puntualizar el hecho de que no falta un vivo que aprovechándose de la candidez de los demás, o de ciertos enjuagues, utiliza un momento de descuido para hacer fechorías, salirse de madre, decir cosas desagradables. Alguna relación tiene este dicho anterior.

6 LE SACÓ LA CRESTA

Como se sabe, fue don Bernardo O’Higgins quien abolió las peleas de gallo junto con las corridas de toros. Pero también se sabe que las peleas de gallo continuaron, tal vez para resarcirse de la prohibición de matar toros, ya que en general es más fácil conseguirse un gallo que un toro. De ahí viene el dicho de marras.

Cuando a un gallo le sacan la cresta, se considera que ese gallo está “jodido” porque es por donde más sangra y se le acaban las fuerzas y para las estacas Esto se aplica en Chile considerando la palabra “gallo” con su equivalente “hombre”. En los últimos tiempos también se le ha dado a la mujer el nombre de “galla”, aunque no se considera digno de un “Chilean gentleman” sacarle la cresta una galla, aun cuando muchas veces se ha escuchado la amenaza por ahí: “A ésa le voy a sacar la cresta”. En general, por lo tanto, SACARLE LA CRESTA A OTRO es dejarlo fuera de combate, o tan mal parado, que ya no le quedan fuerzas ni para hacer “pipí”.

7 ESTÁ QUE CORTA LAS HUINCHAS

Esto es algo que pueden tener miles de aplicaciones. No tiene nada que ver con sastrería, cordonería., ni talabartería. Se supone que tiene su origen en la hípica, a la cual, con inflación o sin ella, son tan aficionados los chilenos. Ello indica un temperamento fogoso, impaciente, deseoso de largarse de una vez por todas. Le puede suceder a cualquiera ante un buen postre, un buen pernil, un buen par de perniles, o cualquier cosa que insiste al individuo a perder un poco lo que los ingleses llaman "selfcontrol" y que en Chile no se conocía más que en el área laboral

8 NO TENIA PELOS EN LA LENGUA

Se cree que hace más o menos 20.000 años a.C. los hombres que ya de por sí eran enormemente peludos, tenían también pelos en la lengua. De ahí que el idioma demoró bastante en tener la soltura que ahora tiene. Pongamos por ejemplo la palabra inglesa: “toothbrush” (escobilla de dientes), la francesa “applaudissements” (aplausos) o la alemana “Er-frischungen” (refrescos) dichas con la lengua repleta de pelos. ¡Imposible! A lo más los pobres hombres podían decir: SLBT, GABPF, SNQR-BLZUUU, FLBLVLOBL, UHU, POUBLBLNG, o FRNBSTULP. Pero sucedió que por acrobacias de gametos o cromosomas, un individuo apareció un día sin pelos en la lengua, es decir con la lengua pelada, sin un solo vestigio de vellosidad de ninguna clase. Y como es lógico suponer, mediante esta formidable arma carnuda entre ambas mandíbulas comenzó a decirle a quien quería lo que se le venía en. ganas, dejando a su adversario petrificado de admiración y apabullado ante tales verdades.

Podía decir por ejemplo: “The last Earl of Findlater and Seafield died in 1820. He was a gifted and intellectual man”. O en francés: “La tombe de Landru” (aujourd’hui disparue). Une légende a prétendu que le condamné á mort aurait laissé une confession 'in extremis'". O en alemán: “Von dieser Veróffentlichung erschien der erste bis vierte Band (von der karolingischen bis zur romanischen Zeit. 8 bis 13. Jahrhundert)”.

El privilegiado no paraba de decir todo aquello que se, le venía a la cabeza, mientras los otros, callaban. Por eso, desde ese entonces se dice que un tipo que dice lo que le da la gana, sin parar mientes en intereses o conveniencias, es un tipo que NO TIENE O NO TENÍA PELOS EN LA LENGUA.

9 ¡YA NO TENGO CUERO QUE ESTIRAR!

Esto sucede generalmente por las mañanas, en el momento cuando marido y mujer se enfrentan. Luego no se verán (o no querrán verse) las caras hasta el día siguiente a la misma hora (excepto domingos). Ella, semipilucha, chascona, pone cara de matadero. Él la mira con cierto aire socarrón, mientras se arregla la corbata. Ella insinúa: “Estamos a jueves, fíjateeeeee... y ya...

Él, que no está para latas, le completa la frase: ...se me acabó la plata que me diste para toda la semana”. Silencio, él ataca: “El lunes te di lo que corresponde para la semana y debe alcanzar hasta el lunes próximo”. Sentencia digna del bronce que ella trata de anular. Para ello dice: “Es cierto..., es cierto..., pero tú sabes cómo ha subido todo..., la inflación... las cuentas... He ahorrado todo lo que he podido...hasta he aprendido a componer tapones. Tú sabes que antes se botaban, ahora no. No se botan. Pero así y todo... (aquí viene la frase) NO TENGO CUERO QUE ESTIRAR”.

O sea que este dicho no se refiere a que la señora del ejemplo esté tratando de estirar su epidermis hasta el infinito, sino que se refiere al hecho de que se le han agotado las medidas y los métodos para ahorrar el dinero, una de las cosas más perseguidas por el hombre y también por la mujer; aquí no hay distinción de sexos, sino un solo objetivo.

10 ¡LE SALIÓ EL INDIO!

Esto sucede a gente generalmente pacífica, muestra una bonhomía rutinaria, bordeando la indolencia o la abulia. Esto es aprovechado, de inmediato por alguien más vivo que comienza a utilizar, en beneficio propio, esta especie de abandono fatalista del tipo que nos interesa y al cual sede puede sacar hasta la madre sin que su temperamento flemático y aparentemente calmado se altere en lo más mínimo. Pero parece que, tras largos períodos de soportar esta clase de tratos, el tipo reacciona de repente de manera insólita.

Como que se rajara de arriba abajo y emergiera de su interior un ser nuevo: ‘‘el indio”, verdadero comanche en pie de guerra, blandiendo el “tomahawk” y dando alaridos feroces.

11 SE DEJÓ CAER DE PARACAIDISTA

Esto sucede generalmente en fiestas, cocteles, manifestaciones, banquetes, recepciones, comidas y hasta velorios, donde se presume abundante comida y trago como para bañar caballos.

El paracaídas no es necesario. Como en todos estos dichos, se usa el paracaídas simplemente como elemento expresivo para demostrar que el “fresco” llegó de sorpresa, sin ser convidado, dejándose caer sorpresivamente (como un ataque de paracaidismo) desde donde menos se pensaba, con el objeto de comer y tomar “a la bolsa”, sin tregua y sin medida. Generalmente, una vez ubicado, se va el último.

12 TIESO DE MECHAS

Se puede ser hasta ser pelado como una bola de billar o como una bala antigua, pero así y todo ser tieso de mechas. Esto quiere decir que la persona de marras tiene su carácter bien formado y al mismo tiempo un concepto bien claro sobre las cosas y que no está para que le hagan ver una cosa por otra o imponerle algo que no desea aceptar por ningún motivo. Es éste el personaje que no claudica y que se queda firme en su posición, aunque le busquen por el lado de las “halagaduras", “coima” o la “electricidad”. Es un tipo admirable que se está extinguiendo en Chile, así como el mastodonte o el que convidaba siempre a tomarse un aperitivo y que al final terminaba pagando la comida.

De esto se desprende que los pelos no tienen en sí nada que ver: pueden ser pelos suaves, tersos, sedosos, de color cualquiera, incluso pueden no existir. La tiesura de mechas viene de adentro, como si por dentro se pudiera ser de pelo en pecho, aparte las llamadas “vellosidades intestinales”.

13 PLANCHÓ TODA LA FIESTA

Esto se refiere al hecho de que los varones no sacan a las hembras a bailar. Esto es, por lo tanto, cosa del pasado. Porque ahora las mujeres sacan a bailar a los hombres y los hombres a las mujeres indistintamente. Ya no hay diferencias como antes. El hecho, por lo tanto, dé que una niña “planchara” toda fiesta no consistía, como se ilustra, en que agarrara una tabla de planchar y se pusiera a darles duro a las camisas o pantalones del papá, sino a no pelotearse ni un solo baile.

Dado que el chileno tiene muy poca imaginación y espíritu de empresa, si esto hubiera cundido entre niñas norteamericanas, alemanas o inglesas, no habrá faltado un aviso en el diario diciendo:

Niña que plancha indefectiblemente en fiestas se ofrece para planchar toda clase de ropa. Precios módicos. Teléfono: tanto y tanto.

De esta manera no se perdía el tiempo. Se escuchaba, por lo menos, la música, y a lo mejor sucedía el milagro de que la sacaran de su estado de “planchadora” eterna.

14 ANDABA CON EL GORILA

Hay que tener cojones para andar por ahí del brazo con una mona descomunal o una gorila. Habría que ser domador, por lo menos con unos 20 ó 30 años de experiencia en primates. Pero, lo que el dicho quiere decir, es que así como un ser humano se puede agarrar una mona, hay algunos que exageran y se agarran una del tipo gorila, o sea, la más grande mona que se conoce.

15 LE PASÓ UN CHIRIMOYO

El banco lo inventaron los mercaderes europeos hace ya varios siglos. Como querían operar al aire liare, se instalaban en bancos de una plaza. De ahí el nombre. Bien. Después se inventó la letra de banco y después el cheque de banco. A continuación se inventó el chirimoyo o cheque sin fondos. No nos explicamos qué tiene que ver un cheque sin fondos con el frondoso y utilísimo árbol chileno que da ese fruto exquisito que se llama chirimoya, que se pone alegre cuando le echan jugo de naranja.

16 SE LE FUERON LAS PATAS

Esto le sucede mucho al ser humano, para desgracia de sí mismo y familia. Porque además de "meter la pata”, a mucha gente “se le van las patas”, o sea que se comete un desatino enorme. Generalmente sucede durante alguna manifestación o banquete, o también durante reuniones sociales, donde abunda “el trago” en todas sus manifestaciones: desde aperitivos a bajativos, pasando por el tinto y el blanco. Gracias a los vapores báquicos, los comensales comienzan a hacer diversas declaraciones, a menudo ciertas, pero que deben ser calladas por lo bien sabidas. También sucede esta clase de desgracias en otros lugares que no mencionaremos ahora, ya que esperamos haya sido bien entendida la explicación. En este caso, nosotros estamos al cuidado de que “no se nos vayan a ir las patas” por querer llegar demasiado lejos.

17 SE FUE COMO POR UN TUBO

Quién sabe si esto tenga que ver con la cerbatana que es un arma muy usada por los indios del Amazonas y otras selvas. Es un arma efectiva y terrible porque la saeta, generalmente envenenada mediante una pasta llamada curare, sale por el extremo de la cerbatana hecha un cuete, ya que al otro lado está un indio cachetón que sopla. Se entiende que para afuera, porque de hacerlo para adentro el indio se traga él mismo el curare y no pasan cinco minutos y ya está parando las patas.

La cosa es que: irse como por un tubo es irse rápidamente, de un solo viaje, sin escalas, a toda vela. El dicho se refiere exclusivamente a la rapidez del viaje, no al destino del mismo. De esta manera uno se puede ir como por un tubo a la felicidad más grande, tanto como a la mierda. Depende.

18 ANDABA APERRADO

Ahora que la perrera fue demolida abundan en la capital los perros. En las ciudades de provincia debe pasar lo mismo. Y en efecto, el espectáculo que se observa es el de una perra seguida de varios pretendientes que se pelean entre sí por conseguir una ubicación de privilegio. Nuestro país es un país sensual o mejor dicho sexual, y por lo tanto ha creado el dicho de “andar aperrado” para expresar que un señor está enamorado de una dama, que la sigue, la persigue, la asedia con fines serios o solamente por conseguir la ubicación privilegiada y ¡chao! En este caso no cuentan las intenciones del señor, sino su actitud: “aperrado”.

19 LE ESTABA COMIENDO LA COLOR

Uno de los mandamientos dice: “No desearás a la mujer de tu prójimo”. ¡Como si fuera tan fácil! Nadie se ha escapado de sentir la mente enturbiada por los encantos: 80-27-80 de alguna señora. Para qué estamos con hipocresía; seamos francos. Ahora si uno se queda ahí con su mente hecha un asco, no importa tanto, pero cuando uno se empecina y a punta de campañas de todas clases logra obtener los favores de la 80-27-80 a espaldas del marido, se dice que "le está comiendo la color” a éste.

La color, como se sabe, es utilizada en la cocina chilena y es el aliño que acompaña a los porotos con mote, el charquicán, los garbanzos y otros platos. No sabemos por qué darse una panzada de esta especie de crema o betún culinario signifique gozar de los encantos de una dama casada o comprometida con otro. No obstante es un riesgo que todo hombre debe correr si contrae nupcias.

20 SE ESTRUJÓ DE LA RISA

Se podría suponer que para poner en práctica lo dicho en el dibujo, uno debería tirarse a una piscina, atravesar vestido el Canal de la Mancha o implemente darse una ducha. Pero no. Por extraños abracadabras de nuestro idioma popular, estrujarse, en este caso, puede hacerse en seco. Esto quiere decir que uno se retuerce de la risa como si se “autoestuviera estrujando”, agarrándose cualquier presa y retorciéndosela de risa. Extraño... pero es cierto.

21 LA AGARRÓ A CALUGAZOS

La palabra “caluga” proviene del pueblo de “Kaluga”, ubicado en una región de la actual[2] U.R.S.S. Actualmente produce: equipos para ferrocarriles, fósforos, acordeones, vidrios para ventanas, aromas sintéticos, ropa, zapatos y pantuflas. Además se ha hecho famoso por haber producido durante siglos (fue fundado en el siglo 14) esta clase de tabletas, que han invadido el mundo con el nombre de “calugas”.

Es un producto dulce, endurecido y que luego se disuelve en el paladar produciendo un delicioso deleite, puesto que tiene gusto a leche aromática, café, azúcar quemada o manjar blanco. Es también un poderoso factor de ayuda a los dentistas, ya que muchas veces arrasa con tapaduras, emplomados, puentes, dientes postizos, planchas completas y prótesis varias que salen cascando pegadas al dulce bollo que se mastica: Mucha gente se ha tragado la caluga con la combinación de dos premolares y un molar junto a los respectivos ganchos sustentadores. Debido a la dulzura que emana y la consiguiente pegosidad de su combinación de leche, azúcar, miel u otras sustancias, se asocia la “caluga” con besos u ósculos.

Estos no son solamente tales, sino que precisan de cierta “permanencia refregona, y gran actividad bucal, como de quien chupa, saborea, deglutina, succiona o trata de desprender del paladar un trozo de caluga que se ha quedado adherido porfiadamente a él”. Como se ve, no es un beso cualquiera, sino un beso “a lo bestia”. Por lo tanto, “agarrarse a calugazos” es algo que vale la pena.

22 ANDA A CANTARLE A TU ABUELA

No falta el majadero, el fresco, el entrador, el que quiere hacer pasar una cosa por otra, etc., que no reciba esta invitación de darle una serenata a su abuela. Se supone que las abuelitas antiguas gozaban cuando algún nieto comedido se acercaba a ellas, vihuela en mano, y comenzaba a cantarle cosas que a ella le gustaban, como: “El Tortillera”, “La Paloma”, “La Casita”, “El Extranjero”, etc. Pero el dicho se refiere a que la persona se retire y que no pretenda meterle a uno el dedo en la boca, ni en- ninguna otra parte

23 LE BUSCA LA QUINTA PATA AL GATO

Hay gente que le gusta embrollar, retorcer las cosas, complicarlas, ponerlas más barrocas de lo que están, enrollarlas, alambicarlas, etc. Y siempre salen con alguna cosa como “tirada de las mechas”. Entonces se recurre, como animal simbólico, al gato (los egipcios lo adoraban, ya se sabe, lo mismo que las señoras solteronas y viudas, sean egipcias o no), y el gato queda expuesto a la súbita curiosidad de la persona de marras, que, a sabiendas que no la tiene, porque todos los gatos tienen cuatro patas, ya que para eso son cuadrúpedos, le busca una quinta pata. Y en su porfía hasta es capaz de hacerle pasar la cola por pata, con tal de salir con la suya.

En resumen: buscarle la quinta pata al gato es argumentar con vaguedades insólitas, que no tienen base alguna ni apoyadero. Es un método muy utilizado por políticos y mujeres.

24 ¡HASTA CUÁNDO LA REVUELVE!

Esto no tiene que ver ni con cocina, ni farmacopea, sino con el hecho de insistir en un tema o ponerse en evidencia en exceso mediante múltiples artimañas. Este método es utilizado por ambos sexos. No consiste, como es obvio, en tomar una jofaina, llenarla de líquido o de cualquier otra cosa y, dale que dale, comenzar a revolverlo, sino en girar y girar siempre con el mismo tema o temas distintos para llamar la atención o tomar actitudes insólitas. Es dable usar la combinación, o sea:

Darle duró a la lengua y al mismo tiempo hacer cosas raras. Por ejemplo: recitar “La Odisea” y empelotarse, al mismo tiempo.

25 ME METÍ EN UN FORRO CABALLO

Esto le sucede o le ha sucedido o le puede suceder a todo el mundo. Nadie se libra. Lo que puede variar, eso sí, es la dimensión del forro, pero todos, sin excepciones, nos hemos metido en forros' verdaderamente caballos, aunque sean de diferente color, pelaje, textura o dimensión. Tenemos aquí dos elementos:

  • 1.Forro.
  • 2.Caballo.

Meterse en un forro es de por sí desagradable y es complicarse, pero meterse en un forro caballo es duplicar o cuadruplicar la complicación. Veamos:

  • 1.Me caso. Me meto en un forro.
  • 2.Me caso con la B.B. Me meto en un forro caballo. Esto, como decimos, abarca a toda la escala social. Pueden caer hasta los más vivos.

26 SE ARREGLÓ LOS BIGOTES

Esto era común hasta hace poco. Generalmente sucedía entre nuestros admirables “patriotas” que se peleaban por sacrificarse por Chile, demostrando en todas sus actitudes que los alentaba el más puro desinterés. ¡Antes que nada la Patria! Pero eso era ampliamente compensado (para eso se sacrificaba el pobre) con lo siguiente:

  • Un FIAT 125 para él. Otro para la señora. Un FIAT 600 para el mayorcito. Otro para la niña. Un AX-3304 para el menor. Otro para Ernesto, excelente amigo.
  • Viaje a Grecia, pasando por Madrid, San Sebastián, toda la Costa Azul (que no puede perderse), París, Biarritz, Roma, Florencia, Venecia, con salida en barco desde Génova hasta El Pireo. Vuelta por Moscú, pasando por Oslo, Estocolmo y Bruselas. Todo pagado: para siete personas. Viático en dólares.
  • Sueldo imponible: E° 90.0005.
  • Gastos de representación: E° 500.000.
  • Préstamo adicional: por E° 100.000.000 para comprar la casa de Vitacura, a 60 años plazo.
  • Cuenta en dólares en un Banco del Canadá “por lo que potis contingere"... etc

27 ¡NO ME FRIEGUE LA CACHIMBA!

Esto puede que venga de nuestra inveterada costumbre de adoptar tradiciones extranjeras o de importar sistemas, sean sistemas políticos o métodos para eliminar la mosca azul. Por un tiempo nos dijimos los ingleses de Sudamérica, lo que, según nuestro admirable Enrique Bunster, era para estrujarse de la risa (ver refrán 20), ya que les habíamos entregado sin la menor resistencia Tahití a los franceses y la Patagonia a los argentinos, demostrando con ello nuestra “agresividad británica”.

También nos llamamos los prusianos de Sudamérica, en circunstancias de que nos reímos de los alemanes, considerándolos unos ingenuos porque son puntuales, disciplinados, correctos, limpios, y confiados en la palabra ajena.

Por lo tanto, parece que esto viene dé nuestro seudo aire británico y de la imitación, para darse pisto, fumando en pipa o cachimba, aunque nos repugne todo lo relacionado con ello: desde el desagradable jugo que sale por el pituto hasta verse en la obligación de andar con un equipo como de andinista entre: tabaquera, pinzas, mechas, destapapipas, apisona tabaco, descargador; desbastador de costra o carenador, etc. Pero fumar cachimba es muy “british”.

Ahora, como la-cachimba es sagrada, tal como la señora o la escobilla de dientes, uno mismo debe encargarse de su cuidado y pulimento. Por eso, si otra persona intenta hacerlo, se la pone, en guardia de inmediato con la frase: “No me friegue la cachimba”, que en el fondo quiere decir no me moleste.

28 REÍRSE DE LOS PECES DE COLORES

Esto no es solamente cosa de “ictiólogos”, sino que le puede pasar a cualquiera. No es necesario disponer de peces especiales, eso sí que deben ser de colores. Así el efecto es mayor. Damos una lista de peces convenientes: Sebastes marinus, Cichla ocellaris, Chaetodon capistratus, Pomancanthus imperator, Phicodurus eques. Con éstos bastará. En cambio no recomendamos los Hippoglossus hippoglossus, Cynoscion nobilis, Megalops atlántica, Acanthocybium sokanderi, Pomatomus saltatrix, por ser peces grises, de color parejo, lo cual restaría efecto a los hechos.

Los peces recomendados más arriba, colóquense en una redoma y luego comience a reírse de ellos. Como sea. Y se llegará a entender cabalmente este dicho o refrán que se refiere al hecho de que uno puede echarse al hombro ciertas circunstancias, o que mediante el poder que otorgan el dinero y las buenas influencias (amistocracia) se logra alcanzar este grado ideal de que a uno le importen un pucho ciertas cosas.

Claro que es recomendable no confiarse mucho. Ya ven ustedes lo que les pasó a los franceses con la Línea Maginot.

29 LLEGÓ CON EL POTO AGARRADO A DOS MANOS

Esto es inequívoca señal de miedo, pavor, terror o desconfianza. Parece que al sentirse frente al peligro todo ser humano siente un cosquilleo en la parte más sensible de la región que podríamos llamar “entrenalgas”. Tal vez esto deriva de la antigua cola del primate que deseaba agarrarse a una rama cuando perdía pie. Este cosquilleo se ha relacionado también con la sensación de que se nos cae algo por detrás. Y nada más lógico que si un ser humano siente que se le cae de miedo una de las partes más importantes de su anatomía, tienda instintivamente a sujetársela.

Pero como la sensación persiste, la intención sustentadora también, y hasta que no pasa el peligro, el ser de marras no saca sus manos de las posaderas. De ahí el dicho. Generalmente se destina una mano para cada cachete.

30 LE ESTÁ SACANDO LOS CHOROS DEL CANASTO

Esto sucede, por lo general, en La Vega[3], aunque el escenario no importa mucho. Una persona tiene sus choros muy bien acomodados en un canasto con el objeto de transportarlos. Pero llega otra y disimuladamente trata de extraerle los choros uno a uno a la persona, hasta dejarle el canasto vacío, en lo posible. Al descubrir el rapto de choros, la persona afectada se indigna.

O sea, este dicho quiere decir no me moleste, no me saque de mis casillas o no me colme la paciencia. La gente cursi (tal vez porque la palabra choro el pueblo la utiliza para otros significados) hace este dicho “más de salón” diciendo: “No me extraiga los moluscos del cesto”.

31 SE CHUPÓ ENTERO

Esto denota absoluta falta de personalidad o la pérdida total del aplomo y la arrogancia ante un hecho previsto o imprevisto. El tipo afectado como que vuelve a la infancia, se siente todavía unido al cordón umbilical y evoca los hechos más sobresalientes de cuando era un “niño de teta”, para lo cual evoca la protección materna ante el peligro y se chupa el dedo. El dicho para hacer más expresiva su intención dice que se chupa entero: no sólo el dedo, sino todo lo chupable.

32 LE DIERON LA TORTA

Se supone que si a una persona le regalan una torta, ésta debe sentirse feliz y agradecida. Pero en este caso todo lo contrario: Significa que a alguien le propinan una paliza sensacional e inolvidable.

Tal vez este dicho tenga su origen en las antiguas películas de Chaplin donde, en cierto momento, los personajes se lanzaban tortas a la cara con manifiesta intención ofensiva.

“Agarrarse a tortazos" es un dicho chileno que significa todo lo contrario de intercambiar tortas. Es darse puñetazos, patadas, combos, zancadillas. En resumen: nada de pastelería, sino... ¡patadas!



































































  1. Pequeño ratón que servía a Jorge Dahm para dar lecciones sobre música docta, a su audiencia televisiva
  2. Año 1973
  3. La Vega Central, también llamada La Vega, es un mercado ubicado en el extremo sur de la comuna de Recoleta, Santiago, casi llegando a la ribera norte del río Mapocho. En sus recintos se comercializan principalmente frutas y verduras, provenientes de los sectores agrícolas de la Zona Central de Chile y concentra alrededor del 4% de las transacciones de productos hortofrutícolas en Santiago
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas